Google+ Followers

sábado, 11 de julho de 2015

El Museo del Estanquillo fue fundado en el año 2006 a partir del deseo de Carlos Monsiváis de compartir su colección con el pueblo mexicano, esta colección está integrada por más de 20,000 piezas, entre las que destacan documentos históricos, pinturas, fotografías, dibujos, grabados, partituras, caricaturas, miniaturas y maquetas.

De la diversidad de estas colecciones surge el nombre del museo, que establece una analogía con los pequeños comercios, que en el México de los siglos XIX y primera mitad del XX se conocían como “estanquillos”, en los que era posible adquirir prácticamente todo tipo de mercancías.


Es así como este acervo permite apreciar distintas perspectivas y concepciones sobre la vida política, social y cultural de México a lo largo de su historia reciente. En el inventario se encuentran obras representativas de Teodoro Torres y Susana Navarro, Roberto Ruiz, Teresa Nava, Claudio Linatti, Constantino Escalante, José Guadalupe Posada, Julio Ruelas, Leopoldo Méndez y el Taller de la Gráfica Popular, Miguel Covarrubias, Lola y Manuel Álvarez Bravo, Mariana Yampolsky, Nacho López, Héctor García, Armando Herrera, Vicente Rojo, Francisco Toledo, Rafael Barajas “El fisgón”, Andrés Audiffred, Alberto Isaac, Eduardo del Río “Rius”, entre otros.



El Museo del Estanquillo se encuentra ubicado en una de las esquinas más icónicas del centro histórico de la ciudad de México, en el entronque de las calles de Isabel La Católica y Francisco I. Madero. El edificio lleva por nombre La Esmeralda, al haber sido construido específicamente, a fines del siglo diecinueve, para albergar una de las más lujosas joyerías del país, La Esmeralda Hauser-Zivy y Compañía, una empresa especializada en la venta de selectas obras de arte, joyas, relojes y cajas de música.

En sí, el predio que hoy ocupa el Museo del Estanquillo y su acervo, las colecciones de Carlos Monsiváis, ha sido desde finales del siglo XIX y hasta nuestros días, un emblemático sitio…

El edificio La Esmeralda fue construido por los arquitectos Eleuterio Méndez y Francisco Serrano y fue inaugurado como joyería el 27 de noviembre de 1892, por el propio presidente Porfirio Diaz. A lo largo del siglo veinte, La Esmeralda sufrió cambios diversos en su uso: de joyería se convirtió a finales de la década de los años 60 en oficina de gobierno, posteriormente fue sucursal bancaria y en algún momento llego, incluso, a ser la discoteca “La Opulencia”. En los primeros años del siglo actual, se inició un proceso de recuperación profunda a fin de recibir y mostrar al público, las colecciones de Carlos Monsiváis.

Para revertir el deterioro del inmueble y adaptar los espacios a las necesidades del museo, alrededor del escritor y coleccionista se reunieron, además de sus amigos más cercanos, el Gobierno del Distrito Federal; el Fideicomiso del Centro Histórico, que encomendó al arquitecto Gabriel Mérigo Basurto el proyecto de restauración; el Instituto Nacional de Antropología e Historia del CONACULTA, así como la Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México.

El trabajo se realizó en dos etapas. En la primera, se intervinieron las fachadas con sus frisos, cornisas, pilastras y ornamentos; en la segunda etapa de la obra, se llevaron a cabo los trabajos arquitectónicos y de ingeniería, a fin de crear los espacios museísticos.

En la actualidad, el edificio La Esmeralda y en específico el Museo del Estanquillo, cuenta con tres salas de exhibición, en las que, de forma temporal, se muestran diferentes exposiciones con las colecciones de Carlos Monsiváis; una sala de lectura, con más de 2 mil libros con temática especializada principalmente en historia de México, literatura y bellas artes. Finalmente, una terraza en la que, de manera periódica, se realizan presentaciones editoriales y actividades culturales con un marco escenográfico impactante.


fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti http://www.museodelestanquillo.com/

Nenhum comentário:

Postar um comentário