Google+ Followers

segunda-feira, 4 de abril de 2016

¿LA MUERTE DE LOS MUSEOS DE ARTE? - · en ARTE, CULTURA,INSTITUCIONES, MUSEO, OPINIÓN. ·

Puede que el Arte en los museos no haya muerto todavía, pero se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos. Expliquemos a que viene semejante afirmación.

En su lucha por tener una justa relevancia cultural entre todos nosotros, los museos de arte se están haciendo irrelevantes. Las generaciones jóvenes observan arte en un lienzo hecho de píxeles en un teléfono inteligente; los títulos de las obras maestras actualmente terminan en “.jpg”. En sus esfuerzos por conectar con las personas, muchos museos ofrecen sus colecciones en línea, mientras que otros han abierto sus puertas a Google, lo que permite hacer visitas virtuales cómodamente desde el sofá de casa a instituciones enteras en un recorrido virtual, que comienza en la puerta del museo digital y termina en la eShop del propio museo. Y si la eShop no vende t-shirts molonas, olvídate de hacer caja.

T-Mobile

En el Louvre, muchos de nosotros hemos visto una pequeñita Mona Lisa detrás de un cristal de seguridad anti balas, siempre que hayamos sido capaces de aproximarnos a la Bella del Cristal sin miedo por regalar empujones. Los smartphones aparecen por doquier, inmortalizando lo que ya es inmortal en Internet. La Mona Lisa se puede ver online, de manera que si activamos el zoom que nos ofrece la página del museo podremos observar detalles mínimos, imperceptibles, las más pequeñas pinceladas, algo nada comparable al frustrante e incómodo ejercicio de otear un cuadro desde detrás de los hombros de nuestros compañeros de sala en el Louvre analógico. La tecnología nos está facilitando observar el arte de una manera que antes era impensable. Quién no usa la tecnología está fuera del circuito.

CJFE

El Arte es una parte fundamental en nuestra sociedad. Para las nuevas generaciones, la idea de acudir a un museo para ver arte puede que no esté considerado ya como algo necesario. Los museos de arte puede que para los jóvenes estén considerados un vestigio de una sociedad elitista, patriarcal, a la que se alimentó con el fruto de los cultivos recogidos a mano, lo que ahora se llama orgánico. Los museos de arte puede que se estén convirtiendo en reliquias desechadas del pasado, al igual que las enciclopedias, las páginas amarillas y la cintas de vídeo.

Studio

Internet nos ofrece la oportunidad de poder experimentar el disfrute del arte que escogemos individualmente. Los jóvenes ya no tendrían que mover la cabeza delante de un lienzo original en la sala de un museo real, ofreciendo al autor un gesto de aprobación pública a su obra aunque, en realidad, no la entiendan o no les guste. Delante de la pantalla de un ordenador, tablet o teléfono inteligente, no se necesita fingir, aunque tampoco se reciben indicaciones didácticas que ayuden a apreciar lo que no se entiende. Desde la tecnología, pueden decir abiertamente que el emperador está desnudo, que Jackson Pollock pinta como un niño de tres años y que la escalera de un electricista o un extintor colgado en la pared forman parte de la obra expuesta.

Monkey Book de EVE

Con el uso de la tecnología todos los usuarios se pueden convertir en curadores de sus selfies, sus memes, pics, tweets y posts. A pesar de este espectacular nuevo abanico de posibilidades, los románticos pensamos que el disfrute del arte estará siempre basado en el contacto, en la presencia, en el ambiente de la sala del museo, los olores, las luces y las sombras cambiantes e incluso, apurando un poco las sensaciones, la mirada inquisitorial del vigilante de la sala. Pero vivimos entre generaciones para las que este tipo de cosas, no pudiendo se percibidas desde un gadget y no estando coloreadas con el Photoshop, sencillamente no existen. De ahí que nos inquiete la posible desaparición de los museos de arte por incomprendidos en su abandono. Nosotros visitamos muchos de ellos constantemente, y son muchos los que hemos visto vacíos.

Limeks

Siguiendo con las disquisiciones tecnológicas, decir que el contenido de todo el Louvre cabe en un disco duro y se puede imprimir. En la persecución de la estabilidad financiera, instituciones como el Museo de Arte Carnegie en Pittsburg, y muchos otros, están reduciendo su personal (las ayudas públicas han caído en picado), decidiendo centrarse en la expansión de sus tiendas de regalos online para generar recursos. Ahora, las impresiones en alta resolución de obras maestras se pueden solicitar a través de sus tiendas en línea sin necesidad de poner un pie dentro del museo. La “Última Cena” ya forma parte del kitsch de muchos hogares, el “Pensador” se puede ver en asientos de inodoro y el “Nacimiento de Venus” en envases de test de embarazo. Todo eso es muy “cool”, pero no ayuda a llevar a la gente a los museos de arte.

Biblioteca Nacional de Rumanía

Durante 100 años, los museos sobrevivieron a base de subvenciones, con el argumento de que el público tiene necesidad de ver arte, pero gratis. Fueron 100 años de despreocupación, pero con consecuencias. El argumento “culturízate” ya no es válido en la economía artística adaptada al visitante de museos de hoy. Observemos el contenido de la programación de televisión y examinemos cuales son los programas con mayores audiencias. ¿Qué es lo que la gente quiere ver? Las películas más taquilleras del cine, ¿de Marvel por casualidad? Puede que algunos consumidores que no ven tanta televisión, o que no van tanto al cine a ver determinadas películas, estén dispuestos a pagar por ver arte, pero la mayoría de los museos locales podrían no tener una oferta adecuada para ellos. Todo es cada vez mucho más complicado y el público, entre tanta oferta, es muy difícil de prever. Pero hay que intentar ajustar la oferta a la demanda y salvar a los museos locales de arte.

Transavia Airlines

Los que no tienen que preocuparse de nada, aun, son los museos icono, es obvio. Los Met, MoMa, Louvre, Prado, etcétera, no tienen de qué preocuparse, son inmortales. Ya se han posicionado universalmente como museos “eso no me lo puedo perder”, siendo la medicina que inmuniza ante todo mal, incluida una mala situación económica. Son atracciones indispensables, lugares que son escenarios fantásticos de selfies para los miles de turistas que los visitan. Pero, ¿que pasa con los museos de arte locales?

APEAD

Estos museos más modestos necesitan atraer y retener a los jóvenes, pero sin que parezca forzado, sin hacer excentricidades. Si hablamos del público joven, si queremos que aprecien una naturaleza muerta en un mundo que se mueve al ritmo de rap, habrá que hacer algo más, habrá que hablar su mismo lenguaje, y mucho nos tememos que deberá ser a partir del idioma de los bits.

Pizzeria Olivia





Fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti


Cultura e conhecimento são ingredientes essenciais para a sociedade.

A cultura é o único antídoto que existe contra a ausência de amor.

Vamos compartilhar.

Nenhum comentário:

Postar um comentário