Google+ Followers

terça-feira, 7 de junho de 2016

MUSEOS Y EXPOSICIONES SOBRE MODA. - · en ARTE, CULTURA, DISEÑO,INSTITUCIONES, MUSEO, OPINIÓN, PATRIMONIO, RELATO. ·

La moda en los museos, tradicionalmente, ha sido motivo de discusiones de todo tipo. Cuestiones como: ¿La moda es arte?, han estado en boca de muchos de nosotros en los últimos años. Como muestra, un botón: El enorme éxito que está teniendo la exposición del Costume Institute en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, un verdadero blockbuster inesperado – no creemos que la Gala Hortera de la Moda del Met, haya contribuido a incrementar la asistencia a la exposición -. Para hacer ese tipo de galas, deberían consultar a la gente de The Sartorialist, eso sí es buen gusto, a nuestro “modisto” entender.


Hay cosas que ayudan a posicionar el mundo de la moda en los museos. Las exposiciones sobre la moda en algunos de ellos, por ejemplo, ahora se complementan con espectáculos pensados para todos los públicos, no sólo para las “fashion victims” (olvidémonos ya de la gala hortera del MET para siempre), con eventos, conferencias y otras exposiciones más pequeñas, como la dedicada a Isaac Mizrahi en el Museo Judío de Nueva York, o el espectáculo de Iris van Herpen en el High Museum de Atlanta. Por lo que, probablemente, no debería ser una gran sorpresa que el MoMa haya sucumbido finalmente, y esté ya diseñando su primera exposición permanente sobre moda. Le ha llevado hacerlo exactamente 72 años.


La semana pasada, el museo comenzó a preparar un gran espacio (y nos referimos a algo verdaderamente muy grande) para organizar la exposición permanente “Is Fashion Modern?” Este proyecto, que aspira a ser un megahit expositivo, formará parte de las colecciones permanentes del MoMa, tratando de explicar, a quien lo quiera ver, si la ropa y su diseño son realmente representativos como parte de la historia de la cultura. Nos lo mostrarán a partir de diciembre de 2017. Luego no digáis que no os avisamos con tiempo.


Será la primera exposición que el MoMA dedicará a la moda desde 1944, cuando el arquitecto y diseñador Bernard Rudofsky, diseñó y organizó la exposición “Are Clothes Modern?” Esa fue una mirada crítica a las tendencias de la época, que el museo definió, en su día, como “nada que ver con un desfile de moda”, sino más bien como “un intento de fomentar el pensamiento creativo sobre los problemas de la ropa moderna”.


La curadora del departamento de arquitectura y diseño del museo, Paola Antonelli, ha dicho: “Bueno, somos un museo. Siempre nos tomamos las cosas con calma”. Palabras relacionadas con que se esté ya trabajando, y desde hace tiempo, en la exposición que se va a inaugurar en el último mes de 2017. En elblog del museo que anuncia la exposición, la señora Antonelli elaboró un poco más sus comentarios: “Decir que el MoMA tiene historia idiosincrásica en la colección y exhibición de la moda, es una exageración políticamente correcta. Históricamente, el museo ha optado, deliberadamente, por no comprometerse con la moda en sus galerías o sus repositorios, cuidando evitar los términos y conceptos más ofensivos, con los que se ridiculiza a menudo el mundo de la moda: efímero, estacional, caprichoso, superficial, vacuo…”


Tradicionalmente, en las interpretaciones de los museos sobre la moda, se muestran espacios expositivos centrados en el tipo de artículos que al mundo de la moda le gusta tener en cuenta. Cuando se ponen en “modo arte”, exponen cosas tales como vestidos únicos de alta costura, que tienen cientos de horas de trabajo encima, y que a menudo logran lo que parece imposible en tela. Pero el enfoque del MoMa, estará más en lo que la señora Antonelli denomina “artículos de moda que serán una ventana para observar los cambios sociales, económicos y políticos en el mundo, durante los últimos 100 años”.


En otras palabras, pensemos en una exposición que muestre la camiseta blanca tipo Grease, los Levi’s 501, el reloj digital de Casio, la minifalda, así como el burka y el kaffiyeh. Podremos discutir, después de una visita a la exposición, si estos artículos están o no dentro del concepto que definimos a pie de calle como “moda”, – nosotros creemos que son la punta del iceberg del tema -. La señora Antonelli contraataca, diciendo: “Puede que haya llegado el momento de reconocer nuestra experiencia, o la falta de ella sobre este tema. Sabemos mucho sobre diseño, pero no tenemos un conocimiento erudito sobre la moda como concepto”.


En parte, es por eso que el museo decidió comenzar a hablar de la exposición a más de un año vista antes de su apertura. La señora Antonelli, ha reclutado a todo un consejo asesor, compuesto por 14 expertos en moda, incluyendo a Penny Martin de la revista The Gentlewoman y al fundador de Hood by Air, Shayne Oliver. La semana pasada, se llevó a cabo un largo seminario, donde se discutió sobre qué tipo de objetos se pueden calificar como aptos para su inclusión en la exposición. Nosotros, personalmente echamos de menos en el comité organizativo al director de The Sartorialist, el fotógrafo Scott Schuman.

Turtle

Por el momento, Antonelli ya ha considerado 350 piezas; 99 serán las que formen parte de la exposición. Y aunque la criba y el debate puedan comenzar ahora, todo este esfuerzo servirá para responder a una pregunta clave: ¿Tiene su sitio la moda en el museo? Es el momento en el que, en el ámbito de los museos,deberíamos dejar de estar un tanto neuróticos con respecto al tema “moda sí, moda no”. Además, una masa crítica de las principales instituciones del mundo parece estar de acuerdo en cuanto a la respuesta: Un “Sí” rotundo. De cualquier modo, el público tendrá, como siempre, la última puntada.

Vanichi



Fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti

Espacio Visual Europa (EVE)

Cultura e conhecimento são ingredientes essenciais para a sociedade.

A cultura é o único antídoto que existe contra a ausência de amor

Vamos compartilhar.

Nenhum comentário:

Postar um comentário