quarta-feira, 25 de maio de 2016

MUSEOS: MÁRKETING PARA NO EXPERTOS (11 CONCEPTOS BÁSICOS) - · en CULTURA, GESTIÓN,INSTITUCIONES, MEDIOS DE COMUNICACIÓN, MUSEO, OPINIÓN, PATRIMONIO. ·

“Márketing”, es un término que a veces nos impone mucho. En ocasiones, también se nos puede llenar la boca con él. Pero, ¿qué es el márketing en el contexto de las instituciones que lidian con el público, como es el caso de un museo como el nuestro? ¿Qué es márketing y su estrategia para museos, cuando no se dispone de un gran presupuesto para ello, ni tan siquiera se tiene un departamento o profesionales para desarrollar dicha estrategia?


En realidad, márketing no es vender cosas a la gente que realmente ni quieren ni necesitan. Tampoco hablamos de crear demanda de algo. Ni tan siquiera pretendemos cambiar la forma en que esas personas piensan sobre las cosas. Se trata de comunicarles un concepto único y diferenciado, que estén dispuestos a escuchar, y ofrecerles promesas que cumplan con sus expectativas. Básicamente, el esfuerzo consiste en situarnos en el mapa de opciones de nuestro público potencial, y hacerles saber lo fantásticos que somos y las cosas maravillosas que hacemos.


Es muy importante recordar todo ésto, ya que, para la mayoría de la gente, el márketing no llega a convencer a alguien sobre algo, lo sabemos muy bien. Esa es la cruda realidad. Lo que sí hace el márketing, es conectar al consumidor con lo que está realmente dispuesto a comprar, aquello que colma sus necesidades básicas y las que no lo son. Y eso es todo, no hay más, ni menos. Por lo que, en realidad, estamos hablando de comunicación, por encima de cualquier otra cosa. El márketing va de comunicar lo que ofrecemos, y hacerlo de manera en que nuestro público lo comprenda y lo sepa apreciar.


En nuestro museo tenemos objetos, exposiciones, ofrecemos membresías, organizamos programas para los visitantes, etcétera. Respecto a nosotros, los consumidores muestran necesidades: visitar una exposición interesante, ser parte de algo valioso, intentar que sus hijos e hijas aprendan algo nuevo de una forma diferente y divertida, con nuestra ayuda o no, etcétera. La verdad es que nosotros, ya tenemos lo que satisface ese tipo de necesidades de nuestro público potencial. Pero es posible que ellos aún no lo sepan. Ese es el rol del márketing, y de la publicidad, hacer saber a la gente lo que estamos haciendo, lo que podemos ofrecerles, y comunicárselo de una manera efectiva. Se trata de generar compromiso entre ellos y nosotros, como museo.


11 Conceptos esenciales del márketing para museos:

Hemos recopilado, por orden, 11 conceptos que consideramos muy importantes, y que vosotros deberíais saber – si no lo sabéis ya -, en orden para comenzar a ser unos verdaderos y efectivos especialistas en márketing de museos. Si sois capaces de aprender y convivir con estas ideas, seguro que conseguís crear una valiosa estrategia para vuestro museo y sus exposiciones, sus programas, sus eventos y toda clase de acciones que queráis ofrecer a vuestro público. Vamos allá.
Conoce a tu público. Debes saber quién es tu audiencia, aquellos que ya te conocen y a los que les gustas. Es muy importante diferenciar estos grupos de aquella audiencia que te gustaría tener pero que aún no tienes.
Una vez que conoces a tu público, piensa en todo lo que haces por ellos, pero valorándolo desde su perspectiva, y no desde la tuya. Tu conversación o diálogo de márketing es con ellos. Debes asegurarte de que tu audiencia está preparada para escuchar tus mensajes.
Intenta saber cómo y cuándo la audiencia escucha tus mensajes, habla con ellos en ese espacio-tiempo. Hazlo usando las redes sociales, intercambiando mensajes en twitter o colgando vídeos en You Tube, o manéjate en todos. En la medida en que se puede determinar el comportamiento de tu audiencia, vete a donde están, en vez de esperar a que vengan a tí.
Planifica y ejecuta (exposiciones, programas, recaudación de fondos) haz aquello que tu audiencia considere como algo valioso para ellos. Debes estar seguro de que lo que haces como museo responde a los valores de tu audiencia. No vas a obtener beneficio alguno de tu estrategia si no haces algo de valor para ellos, si realmente no consigues interesarles en lo que les ofreces.
Reparte tu presupuesto (si lo tienes) y/o presencia en los canales de medios. No pongas todo tu dinero en una cosa, nada de “todo al rojo”. Piensa en múltiples enfoques, que sean complementarios entre sí, para a transmitir tu mensaje.
Haz cosas que provoquen que la gente de tu comunidad se involucre contigo. Dales la oportunidad de que sean una ayuda en tus esfuerzos de convocatoria de audiencia, invitándoles a hacer algo concreto y en equipo. Puede que te llegue a sorprender sus iniciativas, y cómo puede ayudar esta acción para conectar con tu público natural.
“Piensa local”. Las actividades de corte local, enriquecerán las relaciones entre tu museo y su público potencial. Si se hace bien, es muy probable que el trabajo se signifique como la mayor fuente de apoyo que puedas conseguir por parte del público, siempre que exista un fuerte compromiso de la institución con su comunidad. Nunca desprecies o desaires a tu comunidad local, si lo haces, se irán para nunca volver.
Reconoce que otras instituciones de tu comunidad puedan ser, a la vez, competidoras como potenciales colaboradoras. Trabaja con ellos tanto como sea posible (las famosas sinergias), ya que todos los barcos suben con la marea, guardando distancias eso sí, ya que debemos reconocer que es necesario ocupar un espacio único en la mente de tus consumidores. De esta forma, deberemos tener especial cuidado para diferenciar nuestra oferta de la de los demás, que no haya “ruidos”. Esto es especialmente importante a tener en cuenta si hay un jugador dominante y otros que no lo son. No seamos el tipo de museo del “nosotros también hacemos eso”. Deberemos actuar por nuestra cuenta y riesgo, redistribuyendo un territorio que podamos poseer por completo, pero sin abusar.
Prueba a hacer cosas que nunca hayas hecho antes. Nunca se debe dejar de aprender y experimentar, como desarrollar nuevas formas de interactuar con la gente. Asigna parte de tu presupuesto (si tienes presupuesto) para probar a hacer algunas cosas nuevas, testando lo que haga falta. A la larga, el gasto extra en la experimentación y el aprendizaje te ahorrará dinero, pues el método más eficaz de comprometernos con nuestro público en particular, es ver lo que brilla y lo que no, ya que lo primero implicará el máximo retorno de nuestra inversión.
Evaluar cuidadosamente todos nuestros esfuerzos de márketing.Determinar lo que ha funcionado bien y con qué grupos de audiencia. Debemos organizar encuestas, tenemos que hacer preguntas. Encontrar formas de seguimiento de las estrategias de márketing que hayamos puesto en marcha, siempre que esto sea posible: “¿Cómo supiste de nosotros?” “¿Qué te trajo a mi museo?” “¿Cómo supiste que teníamos estas actividades para tí?” Esta información es una mina de oro para ayudar a planificar nuestra actividad futura.
“Bonus buenus”: Nadie quiere comprar lo que tu vendes. Suena muy duro pero es la verdad. El público compra lo que es de valor para ellos. Recuerda este axioma del márketing y recítatelo como si fuera un mantra. Debemos entender ésto y actuar en consecuencia, es así como ganaremos.


En realidad, ésto es realmente sólo el comienzo, pero a raíz de estas recomendaciones os queremos ayudar a hacer un mejor trabajo para vuestro museo, y también para todos aquellos que se benefician de tu existencia y tus propuestas: tu audiencia.





Fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti


Cultura e conhecimento são ingredientes essenciais para a sociedade.

A cultura é o único antídoto que existe contra a ausência de amor

Vamos compartilhar.

Lifestyle | Trens franceses viram “museus” com reproduções de arte

A SNCF (Companhia Nacional Ferroviária Francesa, tradução livre), está com uma ação muito legal para esta temporada do verão europeu: customizaram alguns vagões do sistema público de trens com diversas sobras de grandes artistas impressionistas.


Os vagões dos trens que fazem o trajeto Gare Saint-Lazare para Vermon-Giverny foram cobertos com reproduções de obras de arte do Museu d’Orsay, além de fotografias da arquitetura de Versalhes e também doCinema Gaumont.


Sem dúvida, a viagem deve ficar bem mais cool com tanta arte ao redor. Veja algumas imagens de como ficaram os vagões.



Fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti


Cultura e conhecimento são ingredientes essenciais para a sociedade.

A cultura é o único antídoto que existe contra a ausência de amor


Vamos compartilhar.






MUSEOS Y MOTIVACIÓN INFANTIL - en CULTURA, DIDÁCTICA PARA NIÑOS, GESTIÓN, INSTITUCIONES, MUSEO, OPINIÓN. ·

Hará unos días, repasábamos un estudio sobre las exposiciones como destino en las excursiones a los museos organizadas por colegios. La reflexión, una vez leído ese artículo, se centraba en si esas excursiones eran una experiencia enriquecedora o no para los niños y niñas. A partir de esa idea en concreto, nosotros creemos que la experiencia no es pasiva para los visitantes, puede ser pasiva para el museo, ya que este cede toda la responsabilidad de que la experiencia sea un éxito o un fracaso al profesor del colegio, sin intervenir ni interactuar con el grupo, en la mayoría de los casos. Los profesores y profesoras parece que, siempre según ese estudio, tampoco se ponen en contacto con el museo para organizar didácticamente las visitas. En otras palabras, el museo abre sus puertas a la experiencia y espera a que la visita termine, sin haber organizado la visita. Si nosotros sugerimos que esa falta de colaboración conjunta no puede ser, entonces, ¿cómo un programa de actividades, diseñado por el museo, puede enriquecer la experiencia de los niños y niñas dentro del propio museo?


Pensamos que podría ser interesante, que en este artículo de hoy, revisáramos la forma en la que nosotros hacemos frente a la inactividad de los museos de cara a ese tipo de visitas. Son cosas a las que nos enfrenamos constantemente, por ser una de las preocupaciones básicas de las instituciones y de los colegios: ¿cómo desarrollar interacciones que involucren al museo y sus visitantes en una visita formativa? En el caso de las excursiones a museos, una de las grandes preocupaciones de los profesores y profesoras, es que los alumnos se aburran y no se sientan motivados en la visita al museo. Responder adecuadamente a esa amenaza es una gran responsabilidad para ellos, sobre todo también a la hora de escoger la naturaleza del museo que se va a visitar. Existe una gran diferencia, desde el punto de vista formativo, entre un museo de ciencias y otro de arte.


Hace unos días, conocimos una propuesta de excursión a un museo de ciencias, en un colegio amigo, que habían titulado: “Exploración – Desafío – Participa” (un título casi críptico, no muy afortunado la verdad). Cuando quisimos informarnos sobre esta iniciativa, nos dijeron que la excursión había sido organizada por el profesor de ciencias de secundaria, y que habían participado nada más y nada menos que 12 profesores en su desarrollo. Nos sorprendió muy gratamente, ya que no es algo que nos encontremos con frecuencia. La excursión estaba dirigida a alumnos y alumnas de un rango de edad entre cinco y seis años de edad.


A continuación, os describiremos los detalles de la organización de esta excursión al museo de ciencias local, con seis exposiciones preparadas para ellos:

Cuando los niños llegan al museo, primero entran en una especie de aula, y allí, encima de las mesas, se encontrarán juguetes antiguos, totalmente pasados de moda. Los monitores animarán a los niños y niñas a jugar con ellos. Mientras juegan, los educadores (internos y voluntarios) circularán alrededor de las mesas, haciendo preguntas clave que están relacionadas con esa experiencia en concreto:
¿Te gusta alguno de los juguetes que hay encima de la mesa en especial?
¿Qué vas a hacer con el juguete si lo has podido conseguir?
¿Qué te parecen estos juguetes?
¿Has descubierto algo especial en ellos?


Después de cinco o diez minutos, antes de que que las alumnas y alumnos salgan del aula hacia las exposiciones, el monitor jefe, un educador contratado por el museo, trabajará con los estudiantes para que piensen la respuesta adecuada a cada una de esas preguntas, debiendo ser contestadas una vez finalice la visita al museo, no antes. A los estudiantes se les recuerda también que deben pensar en estas preguntas mientras están en el museo.


Seguidamente, a los niños y niñas se les da una hora para que puedan jugar y explorar las seis exposiciones que encontrarán en el museo, siempre bajo la supervisión de los profesores y sus acompañantes. Cada monitor recibirá una hoja plastificada que muestra el mapa del museo, por un lado, y las preguntas clave, junto con consejos para involucrar a los estudiantes en las exposiciones, por el otro.


Después de pasar una hora en las exposiciones del museo, los niños regresarán al aula. Ahora, en ese aula, se muestran de 3 a 6 actividades diferentes. En esta caso concreto, en un área de actividad se colocarán objetos que los alumnos y alumnas podían introducir en tinas de agua, para ordenarlos después según se hundan o floten; en otra zona encontrarán marionetas de las de mano; en otra zona encontrarán un secador de pelo (en la mano de un monitor) y objetos para tratar de que floten ayudados con el flujo de aire caliente del secador. Después de probar en cada área, los niños y niñas deciden lo que les interesa más.


Una vez formados grupos según los gustos, por una área u otra, los estudiantes regresarán a las galerías del museo, para participar en un proyecto de 30 minutos basado en el área que interesa a cada grupo. Por ejemplo, un grupo será el de los niños y niñas que estaban más interesados en lo que se hunde y lo que hacen los barcos cuando flotan en el agua. Los niños que disfrutaron con las marionetas, trabajarán juntos en el área de teatro para poner en marcha una obra. Y los estudiantes que estaban interesados en lo que vuela, llevarán a cabo un experimento con el soplador de Bernoulli. Cada uno de estos grupos está dirigido por el instructor del museo, más un profesor y/o un voluntario.


Cada grupo terminará su experiencia con una reflexión, durante la cual se hablará de lo que han descubierto, qué más se podría haber intentado con los objetos, y lo que se preguntan todavía. Después de esto, toda la clase se reagrupará de nuevo en el aula, y se volverá a las preguntas clave. Los niños y niñas deberán pasar unos minutos pensando en qué más les gustaría probar, preguntar lo que quieran, y comentar si aún quedan cosas por descubrir.


Por cada una de las 3 a 6 actividades que el museo ha diseñado con la participación de los profesores, el maestro recibe un folleto que entregará a los padres y madres, describiendo lo que hicieron los niños, y una hoja de recursos con el plan de estudio de cada actividad, así como ideas para el aula durante el seguimiento de su participación en cada una de ellas.


Nuestra esperanza, es que los estudiantes descubran nuevos intereses, se sientan motivados sobre una actividad en concreto, formulen preguntas, experimenten con las exposiciones, y que el entendimiento que se crea a partir de la experimentación personal les acerque al conocimiento de algo. El profesor que diseño la experiencia, hablará con los estudiantes después de la visita, para empezar a diseñar herramientas de una posible evaluación concreta para cada uno de ellos y ellas. Parece ser que toda esta información formará parte de una investigación sobre psicología cognitiva y motivacional de una universidad. Se trata de una institución que trabaja en estrecha colaboración con profesores en sus proyectos de diseño de juegos, didáctica y museos, todo ello relacionado con la creación de vocaciones profesionales. A cambio de esa información, la universidad financiará más excursiones de los colegios a los museos.


La idea central en el desarrollo de este modelo, en lugar de posicionar las excursiones a los museos como una lección dentro de una unidad didáctica mayor, o como una forma de probar o complementar los conocimientos que se enseñan en el aula, es que creemos que los museos funcionan mejor como un lugar para ayudar a los niños y niñas a descubrir y perseguir lo que realmente les interesa. El mayor reto de este modelo será desarrollar estrategias para trabajar directamente con los profesores, y también con otros profesionales que apoyen el seguimiento de las conclusiones, como es el caso del trabajo que se desarrolla en las universidades para mejorar estos modelos didácticos dentro de los museos.