Google+ Followers

sábado, 22 de abril de 2017

EL CURADOR DE ARTE Y SUS RESPONSABILIDADES. · en ARTE, INSTITUCIONES, MUSEO, OPINIÓN, PATRIMONIO. ·

Como hemos mencionado muchas veces aquí, la misión principal de los museos de arte – en realidad de todos los museos – es recolectar, preservar, estudiar, interpretar y exhibir obras de arte en beneficio del público. Como profesionales dedicados y formados en la Historia del Arte, los curadores tienen la responsabilidad primordial de llevar a cabo esta misión, en estrecha colaboración con el director del museo y otros miembros del personal. Los curadores deben tener muy en cuenta y defender los intereses del museo en el que están empleados. Estas responsabilidades deben ser equilibradas con la ética de sus disciplinas académicas y el desempeño profesional. Siempre que la lealtad a los estándares éticos plantee un riesgo de conflicto con los intereses del museo, los conservadores deben buscar la dirección y el apoyo de una autoridad mediadora (su director, jefe de departamento, o consejo del museo). Los curadores deben reconocer que tienen posiciones de confianza y deben actuar bajo la más absoluta integridad ética.


Podemos reflexionar sobre el abanico de prácticas actuales en museos modernos. La responsabilidades de los curadores están a la vista a partir de la consulta de las directrices profesionales de la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD), la Asociación Americana de Museos (AAM), la Asociación de Arte Universitario (CAA), entre otras, así como los de muchos museos. En cualquier caso, esta información ni es integral ni prescriptiva. En su lugar, nuestro artículo de hoy describe las responsabilidades y desafíos típicos que los curadores pueden afrontar en su trabajo e identifica algunas prácticas típicas y apropiadas que se han desarrollado dentro de la profesión. Las directrices de las asociaciones animan a los curadores a familiarizarse con las pautas que deben pone en práctica en sus museos con respecto a la conducta profesional.


Aunque los comisarios tienen muchos deberes y responsabilidades, su principal valor para el museo reside en su experiencia profesional y específica, algo común no solo para esta posición. Los curadores son historiadores del arte comprometidos en la erudición con un énfasis especial en objetos físicos (y, en general, deberían estar mucho más comprometidos con la didáctica y la difusión del conocimiento en un plano universal, bajándose del pedestal). Muchos museos proporcionan los recursos necesarios – biblioteca, tiempo de investigación, concesión y oportunidades sabáticas – para que los curadores busquen y accedan a becas. Esta actividad académica mejora la comprensión de los curadores de las obras a su cuidado, y redunda en el crédito de su museo.


Dada su posición única como historiadores y guardianes de arte, los curadores tienen un conocimiento particular, con acceso a objetos de arte que pueden generar ideas innovadoras y muy valiosas para los museos y, por ende, a la sociedad.

La responsabilidad principal del curador es el cuidado, presentación, interpretación y adquisición de obras de arte para la colección del museo y/o galería. Esto significa que una obra de arte y obras en consideración para su adquisición, bajo el cuidado del curador, deben ser investigadas a fondo para garantizar su autenticidad, calidad e importancia histórica. Incertidumbres sobre la autenticidad, orígenes, condiciones, presentación o procedencia de una obra deben ponerse inmediatamente en conocimiento de la administración del museo. El cuidado, la presentación y la interpretación adecuadas de las obras de la colección requiere que los curadores tengan un amplio conocimiento de la historia del arte y del saber especializado en sus campos correspondientes. Los curadores deben mantener y acrecentar esa experiencia para cumplir con su responsabilidad con respecto a las colecciones a su cargo y su profesión.

Archivo EVE

Adquisiciones.

Actuando de acuerdo con la política de sus museos, los curadores hacen recomendaciones para la adquisición de obras de arte para la colección permanente. Las adquisiciones – ya sea por compra, donación o legado – deben guiarse por la misión del museo, así como por la experiencia del curador. Por lo tanto, los curadores, con conocimientos especializados, deben participar en la decisión de adquirir una obra y luego en presentar el objeto al comité de adquisición de su museo.


Decesiones.

El curador, y/o el jefe del departamento, debe iniciar cualquier recomendación para el almacenamiento o retiro de las obras de arte de la colección. Los procedimientos para aprobar las decesiones propuestas difieren de museo a museo: en muchas instituciones, las recomendaciones de un curador son consideradas por el director y el comité apropiado y luego sometidas a un consejo de administración para tomar la decisión final. Los curadores deben ser francos y próximos con su director si tienen alguna reserva sobre los objetos propuestos para la decesión.


Préstamos.

Los conservadores tienen la responsabilidad de salvaguardar los objetos a su cuidado. Cuando se trabaja con el museo para decidir si una obra de arte en su colección permanente debe prestarse a otra institución, debe considerar la estabilidad de la pieza, su viabilidad para el viaje y la justificación educativa del préstamo. En colaboración con el personal de conservación, los curadores hacen recomendaciones a su director para todos los préstamos de obras de arte de la colección de la que son responsables.


Documentación / Investigación.

Los curadores contribuyen a la integridad intelectual de la colección asegurando que los registros de las obras de arte, bajo su cuidado, se mantengan debidamente.


Exposiciones.

Los curadores conciben y dirigen exposiciones para difundir nuevos conocimientos sobre determinadas obras, y ayudan a una mejor comprensión de obras de particulares, artistas, movimientos, culturas o momentos históricos de la historia del arte. Ampliar la comprensión pública del tema y mejorar la calidad de la experiencia del visitante debe estar dentro de los objetivos de cualquier exposición. Los curadores trabajan con otros profesionales dentro y fuera del museo, incluyendo registradores, conservadores, educadores, diseñadores, personal de desarrollo, financieros, editores, publicistas, manipuladores de arte, archiveros y personal de seguridad. Para mantener la integridad de la exposición, el curador encargado debe participar activamente en todos los aspectos de su organización.

Kolarge

La adquisición y conservación de obras de arte, la investigación y la redacción de textos, están entre las actividades más importantes realizadas por los curadores de museo. Los curadores aportan a su trabajo un considerable conocimiento y experiencia que a menudo se origina fuera de las instituciones, y su investigación se extiende más allá de los confines de la típica semana laboral. Los museos, en forma de sus colecciones, bibliotecas, archivos, laboratorios, equipos, subvenciones y fondos de viaje, aportan recursos que contribuyen a la investigación realizada por su personal. Los curadores deben aceptar la responsabilidad de dirigirse a diferentes audiencias a partir de su escritura (deberían hacerlo con humildad) y hablar sobre las colecciones, ya sea una audiencia académica de sus pares o un público más amplio sin conocimientos especializados en su campo. Esta responsabilidad se extiende a la redacción de las publicaciones del museo, así como a las cartelas producidas para las galerías de colección o exposiciones especiales. Al adaptar su beca para un contexto que se extiende más allá de sus pares inmediatos, los curadores pueden confiar en la experiencia de los educadores para abordar eficazmente el visitante general del museo. Creemos que esto último es su gran asignatura pendiente. Conocemos a curadores a los que les produce terror el contacto con los niños.


En la mayoría de los museos, los curadores son responsables de una colección, o áreas de una colección, relacionada con su carrera y experiencia. Por esta razón, asegurar el desarrollo profesional de los curadores a través de la investigación académica es esencial para enriquecer la comprensión pública y el disfrute de la colección, y para generar credibilidad al museo. La investigación académica y la escritura son a menudo dependientes del tiempo disponible para estos profesionales. Los museos deben apoyar períodos sostenidos de reflexión para que los curadores emprendan tales proyectos. Muchos museos tienen programas para periodos sabáticos con tiempos pagados o no. Esto es particularmente importante para los curadores que asumen proyectos ambiciosos, y para aquellos que se benefician de los viajes o períodos de residencia en otros lugares con el fin de trabajar por sus intereses académicos en nombre del museo.

Archivo EVE

Las oportunidades para visitar exposiciones y colecciones o asistir a coloquios son, para la mayoría de los curadores, tan importantes como el tiempo de trabajo en bibliotecas y archivos. Muchos presupuestos de los museos incluyen fondos para la investigación en curso relacionada con la colección permanente, así como para investigar las adquisiciones potenciales. Los museos se benefician de la participación de sus curadores en conferencias, seminarios y otras oportunidades educativas. Muchos museos pagan honorarios y cuotas de membresía para organizaciones profesionales en nombre de su personal, y suscriben los costos de viaje para asistir a eventos patrocinados por estas organizaciones.


La mayoría de los museos tienen pautas sobre cómo los miembros del personal deben interactuar con los diversos grupos del museo, incluyendo curadores, fideicomisos, comerciantes de arte, coleccionistas, periodistas y voluntarios. Mientras que los museos tienen posiciones divergentes acerca de posibles conflictos de interés en las áreas de recolección personal, negociación, regalos y consultoría o empleo externos, un consenso general sostiene que cuando se presentan a los comisarios actividades o relaciones que podrían implicar un conflicto de interés, (potenciales o percibidos), o con comportamientos que pudieran causar vergüenza al museo, sus responsabilidades profesionales deben prevalecer sobre las preocupaciones y los beneficios personales.

Tumblr

En todas sus actividades y declaraciones, los curadores deben revelar si están actuando o hablando en nombre de su museo, sus asociaciones profesionales afiliadas, o únicamente por ellos mismos. No deben presentar ni representar a sus museos ni a sus asociaciones sin un mandato previo para hacerlo. Algunos museos diseñan pautas para ayudar a los comisarios a evaluar mejor una situación y decidir un curso de acción correcto. Las siguientes directrices son útiles para llegar a una respuesta o decisión satisfactoria: ¿la acción es consistente con las prácticas de los museos? ¿Podría la acción dar la apariencia de impropiedad? ¿La acción desacreditará al museo, a sus empleados, a sus fideicomisarios o a la administración en caso de divulgación pública? ¿La acción es defendible para el supervisor del curador, los oficiales del museo, los fideicomisarios o empleados, o el público en general? ¿La acción cumple con el código de conducta profesional del curador?






fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti


Cultura não é o que entra pelos olhos e ouvidos,
mas o que modifica o jeito de olhar e ouvir. 

A cultura e o amor devem estar juntos.

Vamos compartilhar.


Nenhum comentário:

Postar um comentário