Google+ Followers

terça-feira, 19 de abril de 2016

AGENDAS MUNDI LXXII – MUSEOS EN KENIA. - · en ARTE, CULTURA, MUSEO,OPINIÓN, RELATO, VIAJES. ·

Cuando pensamos en África, es posible que estemos imaginando a Kenia. Las vastas sabanas llenas de vida salvaje. Acacias solitarias proyectando su sombra sobre pastos muy verdes con un enorme horizonte como telón de fondo, sugiriendo una metáfora de la eternidad, con montañas del ecuador que visten boinas blancas. Gentes que regalan colores brillantes al mundo viviendo en sintonía con tanta belleza. Bienvenido a Kenia.


En Kenia también hay desiertos, un todo formando paisajes sobrecogedores. En la exuberante costa, rodeada de palmeras y el Océano Índico bañando sus fantásticas playas, con el Gran Valle del Rift a la vista, aquel que una vez amenazó con destruir el continente llevándoselo por delante, con densos bosques que recuerdan el corazón del continente. En resumen, Kenia es un país de formas terrestres épicas que despiertan nuestros anhelos más profundos por este continente tan especial.


En Kenia hay muchos museos, tantos como 19, sin contar los más pequeños. Por eso, vamos a hacer una selección de los que consideramos los más importantes.



El maravilloso Museo Nacional de Kenia, alojado en un edificio imponente en medio de exuberantes y arbolados jardines en las afueras de la ciudad, tiene una buena gama de exposiciones de historia cultural y natural. Aparte de las exposiciones, te recomendamos que eches un vistazo al elefante que es un modelo de fibra de vidrio de tamaño natural, el célebre paquidermo Ahmed, el elefante que se convirtió en un símbolo de Kenia cuando la crisis de caza furtiva de 1980, y que fue sometido a vigilancia las 24 horas por Jomo Kenyatta; está en el patio interior al lado de la tienda. La colección permanente del museo se visita a través de la Sala de Kenia, con algunas exposiciones etnológicas, pero esto es un mero preludio de todo lo que el museo expone. En una habitación de esta sala se exponen los pájaros de África oriental, una enorme galería de al menos 900 especímenes disecados. En una sala contigua está el Gran Salón de Mamíferos, con decenas de mamíferos disecados. Fuera de la sala de los mamíferos se encuentra la exposición sobre la cuna de la humanidad, lo más destacado del tema es la Sala del Cráneo Homínido – una extraordinaria colección de cráneos que se describen como “la colección más importante de fósiles humanos tempranos en el mundo”. Arriba, la sala de la Historia de Kenia es un atractivo viaje a través de la historia africana del país. El museo está bien presentado, bien documentada, mostrando un contrapunto refrescante sobre Kenia con sus historiografías coloniales. También en el primer piso, es muy interesante la exposición sobre los Ciclos de Vida, con sus diferentes ambientes exponiendo artefactos etnológicos de varias tribus y grupos étnicos de Kenia.

Museo de Elsamere | Lago Naivasha


Se trata de una casa museo donde además os podréis quedar a dormir ya que funciona también como hotel. Esta es la antigua casa de Joy Adamson Born en el lago Naivasha, y es también una reserva natural. Mrs. Adamson compró la casa en 1967 con su marido George, y ella misma hizo gran parte de la rehabilitación, el trabajo de su conservación hasta el asesinato de Mr. Adamson en 1980. Los huéspedes pueden asistir a clases sobre la vida de alegría en la casa durante la vida del matrimonio Adamson y sus innumerables historias de amor, en particular con Elsa la leona. El museo está centrado en el antiguo dormitorio de la pareja, llena de manuales encuadernados en tela sobre comportamientos de los animales, máquinas de escribir polvorientas, fotografías y pinturas. En el patio, el vehículo en el que George murió de un disparo, se encuentra semi abandonado. El pago de la entrada al museo incluye té de alta calidad (con galletas) en una tranquila mesa sobre el césped, asientos de primera fila para estudiar los monos colobos blancos y negros que se apostan en los árboles que rodean la propiedad por si les cae algo de comer. También se puede visitar el centro de conservación en el mismo terreno.

Museo de Kitale | Kitale


Fundado a partir de una colección de mariposas, con una exposición de aves y objetos etnográficos recogidos en 1967 por el fallecido teniente coronel Stoneham, este museo cuenta con una interesante gama de muestras etnográficas de los pueblos Pokot, akambas, Marakwet y Turkana. También hay un buen número de cosas muertas y polvorientas donadas por cazadores coloniales, incluyendo un erizo y un guepardo de cara asimétrica (taxidermista chapucero). Las exhibiciones al aire libre incluyen algunas muestras tradicionales tribales y una colección de serpientes, tortugas y cocodrilos, además de una interesante “unidad de biogás Hutchinson”. Si las grandes cabezas de felinos colgadas de las paredes no te sugieren que estás en territorio salvaje, el pequeño sendero que conduce a la selva tropical en la parte trasera del museo sin duda te complacerá. Es un buen lugar para la observación de aves con su correspondiente montón de monos colobos mirándo lujuriosamente a tu bocadillo.

Museo de Karen Blixen (Memorias de África) | Langata


El Museo de Karen Blixen (pseudónimo de Isak Dinesen), fue una vez la pieza central de una granja al pie de las colinas de Ngong propiedad de la autora danesa Karen y su esposo sueco, el barón Bror von Blixen Fincke. Situado a 10 kilometros del centro de la ciudad, el Museo pertenece a un período de tiempo diferente en la historia colonial de Kenia. La casa se ganó fama internacional con el lanzamiento de la película “Memorias de África”, película ganadora del Oscar sobre la base de una autobiografía de Karen publicada con el mismo título. El museo está abierto al público todos los días (9.30 am a 6 pm) incluyendo fines de semana y días festivos. A los visitantes se les ofrece visitas guiadas de forma continua. La tienda del museo ofrece artesanías, carteles y postales, memorabilia sobre la película, los libros de Mrs. Blixen y otros recuerdos de Kenia. El recinto se puede alquilar para bodas, eventos corporativos y otros tinglados. Si queréis jugar recreando la historia de amor entre Blixen y el perfecto superhombre, pero breve, Denys Finch Hatton, este es el lugar. Eso si, la jarra para enjuagar el pelo a vuestra pareja la deberéis llevar vosotros.



La construcción del Fuerte Lamu se inició en 1813, poco después de la victoria del ejército de Lamu sobre la avanzadilla de Mombasa en la batalla de Shela. La construcción del fuerte se llevó a cabo según se dice, con la cooperación de Seyyid Said, Sultán de Omán, que tenía una alianza militar con Lamu. Tras su finalización en 1821, se convirtió en el emblema de la ciudad y sirvió como guarnición de los soldados Baluchi enviados por el sultán de Omán. Su presencia protectora alentó el desarrollo d ella ciudad en torno a ella. Nuevos grupos de protegidos comerciantes levantaron la persiana metálica desde el siglo XIX, trayendo prosperidad al lugar. Las numerosas piezas expuestas representan la cultura material de los diversos pueblos costeros en el contexto en el que se utilizan los artefactos. En la parte superior del edificio hay oficinas administrativas; laboratorios, un taller y un restaurante llamado Mazingira (palabra swahili que significa Medio Ambiente) en la azotea.



Esta casa Swahili tan fantásticamente bien conservada, escondida al lado de Yumbe House Hotel, es realmente preciosa, pero el precio de la entrada es muy difícil de justificar, sobre todo porque la mitad de los hoteles en Lamu están tan bien conservados como esta pequeña casa museo, y exponen más cosas que el propio museo. La parte más interesante de esta casa museo es la habitación destinada para el parto de los niños de la familia, que servía curiosamente también para la preparación de cadáveres, y para el posterior aislamiento de las viudas del exterior; y que también era un lugar para almacenar los objetos de valor de la familia. Está amueblada con una cama simple del tipo llamado ulili; que puede tener una salida, un agujero bloqueado con piedras sueltas extraíbles, para el paso del cadáver para el entierro, y una pequeña abertura en la puerta lateral al baño para que el agua se puede introducir fácilmente. Esta habitación se encuentra en la planta principal dedicada a la familia. La habitación de arriba es tradicionalmente plana y en ella se puede ver una cocina (jiko), con su propia estrecha escalera interior. No hay más que ver, pero lo que tienen merece la visita al margen del precio, como os decíamos.

Museo del Desierto | Loiyangalani


Situado en la cima de una colina, con el pintoresco lago Turkana como telón de fondo, el también conocido como el “Mar de Jade”. El Museo del Desierto, en Loiyangalani, fue inaugurado en junio de 2008. Es uno de los primeros en formar parte de la institución Museos Nacionales de Kenia para la puesta en valor de las culturas tribales en esta región. En realidad también el museo trata de preservar y promover el rico patrimonio cultural y natural de Kenia, que se presenta sobre la gran herencia cultural de las ocho comunidades que viven alrededor del lago Turkana. Loiyangalani es una pequeña población situada en la costa sureste del lago. El nombre Loiyangalani, significa “un lugar de muchos árboles” en el Samburu lengua materna y es también conocido como el hogar de El Molos, una comunidad casi extinguida. El museo expone objetos relacionados con esas ocho comunidades que están relacionadas como hecho común con el lago Turkana.



El museo Kapenguria se abrió en el año 1993. Se encuentra ubicado en la ciudad Makutano, en el sitio donde fueron detenidos los seis líderes más influyentes en la lucha por la independencia. Para preservar la historia de la lucha por la independencia, los Museos Nacionales de Kenia, con el apoyo financiero del proyecto de las tierras áridas y semiáridas con financiamiento de Holanda en West Pokot ha conservado y rehabilitado la prisión museo. La exposición del museo incluye libros y documentos que se guardan en una biblioteca conmemorativa en honor a todos los héroes que participaron en la lucha por la independencia. Las celdas, las galerías etnográficos y la granja pokot proporcionan la base del museo Kapenguria. La galería de la etnia Pokot alberga artefactos y colecciones fotográficas sobre el pueblo de Pokot. La creación y el establecimiento de esta galería se le atribuye a la señora Anny Mulder, una antropóloga que llevaba a cabo el trabajo en esta área entre la gente Pokot. Otras secciones del museo son las que exponen objetos sobre el desarrollo político, además de una sección que contiene exposiciones que muestran a la Kenia precolonial, la esclavitud, la llegada de los colonos europeos, la resistencia nacional a la imposición colonial, con una explicación sobre las actividades de los primeros nacionalistas keniatas.



El museo de Meru fue uno de los primeros museos regionales dentro de la institución de los Museos Nacionales de Kenia. Fue creado a partir de dar respuesta a la necesidad de conservar la cultura y las prácticas tradicionales de las tribus locales. El Museo Meru museo se abrió en 1974 en un antiguo edificio histórico que fue desalojado por el Comisionado de Distrito, cuya oficina está abierta y funcionando para defender los intereses de la comunidad desde los días de la colonia. El edificio que alberga el museo Meru se remonta a 1916, construido en la época colonial, sirviendo como oficina de administración oficial (una especie de ayuntamiento) en la región del Monte Kenia. El museo fue fruto de un esfuerzo conjunto de los Consejos Municipales de Meru y del Condado, junto con la Organización de los Museos Nacionales de Kenia para la creación de un centro atractivo y formativo útil para la población local y para sus visitantes.



El Museo de Kabarnet abrió sus puertas al público en 1996 en el antiguo edificio residencia del comisionado del distrito. Tiene cuatro galerías públicas donde se expone parafernalia de los pueblos del Valle del Rift, contenidos sobre su cultura, su entorno, el conocimiento indígena y la ciencia de la educación. La atracción principal incluye las exposiciones sobre la cultura de la tribu Keiyo, la Marakwet, Samburu, Pokot, Nandi y Kipsigis. Además el museo ofrece una visión general de la historia del distrito, desde la etapa pre-colonial, sobre la colonial y también la era posterior a la independencia. El museo ofrece en su exterior zonas de juegos infantiles y un gran parque para uso de los visitantes. Es un museo pequeño pero muy completo.







Fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti



Nenhum comentário:

Postar um comentário