Google+ Followers

terça-feira, 23 de junho de 2015

MUSEOS LORO VS. MUSEO POBRE -- · en CULTURA, GESTIÓN,INSTITUCIONES, MUSEO, MUSEOGRAFÍA, MUSEOLOGÍA, OPINIÓN, PATRIMONIO. ·

Hubo un tiempo, ya casi olvidado, en el que los museos eran diseñados por expertos, bajo la exhaustiva labor de investigación de especialistas en historia, ciencia, tecnología, etcétera. Una época en la que los museólogos, museógrafos y arquitectos se sentaban en la misma mesa para proyectar nuevos museos, porque el contenido era lo más importante y todo giraba a su alrededor, el edificio incluido no siendo “el todo”. Era una etapa feliz en la que aun no se conocía el fenómeno de los museos de arquitectos estrella vacíos de contenido y sin interés alguno, aparte del propio edificio, aunque solo en pocas ocasiones lo del edificio.


No encontramos en la Era del nuevo museo, con brillante y colorido plumaje, los museos que no exponen objetos cuidadosamente recuperados, seleccionados e investigados. Son museos que, al igual que los loros, hablan al público sin trasmitir nada en realidad, es puro ruido. El tiempo de los museos loro ha sido prolífico para los señores del ladrillo, los de la burbuja, los que se llevan tan bien con la clase política. Si esta fauna construye aeropuertos donde nunca aterrizarán aviones, ¿qué se puede esperar de lo que hacen con los museos?


El resultado de esta orgía constructiva sin sentido, de esta estupidez erótico-festiva (muchos de los tratos constructivos se han cerrado en puticlubes), siendo un auténtico festín para unos pocos llamados “qué hay de lo mío”. Eran proyectos centrados básicamente en la construcción de fantásticos edificios dónde las telarañas campan por sus fueros. Edificios insostenibles, imposibles de mantener por los costes elevadísimos que generan, construidos con el único objeto de hacer multimillonarios a los promotores privados y a sus impulsores desde la administración pública. Es una auténtica vergüenza para la cultura de verdad, la del pueblo.


Y en este panorama que ha sido la orgía desmedida, los museos de siempre sobreviven como pueden, los museos que han sido fruto del esfuerzo y enorme dedicación de los verdaderos trabajadores de la cultura. Ellos y ellas no estaban presentes en el aquelarre cultural, no estaban allí. Ellos y ellas apenas podían contener las arcadas que produce ver a los ricos despilfarrando los bienes que deberían ser de todos. Y encima, además, los sabios de la economía – muchos hablando alemán y veraneando en Mallorca – dicen que la cultura es un lujo que sobra, que no nos lo podemos permitir. Esos profetas especialistas que nos han conducido al desastre son los que ahora aseguran que, en nombre de la austeridad, hay que matar a la cultura. Ésta gentuza no está en la cárcel, ¿alguien lo entiende?


Defenderemos a muerte al Museo Pobre, al que no tiene recursos ni nunca los tendrá. Clamaremos por ese museo que ha sobrevivido a las guerras, a las bombas, al hambre, a los inviernos sin calefacción; aquellos museos en los que el director abre sus puertas temprano en la mañana y cierra ya de muy noche. Aquellos en los que ese director trabaja de administrador, atiende las visitas, revisa las vitrinas compradas con las migajas que les sobraban a los ricos y lo hace con ilusión a pesar de todo.


Muchas de nuestras entradas quieren ser un homenaje a estos museos milagro y a sus trabajadores; pretendemos crear con la difusión de nuestras ideas una fuente de inspiración en su duro quehacer diario. Todos los años que llevamos trabajando en este maravilloso ámbito de la cultura ha sido una experiencia en la que hemos visto una realidad muchas veces escondida: la del Museo Pobre. En estos museos hemos conocido trabajadores profesionales muy sabios y entregados a su labor, casi siempre mal pagada o no pagada, siendo personas honestas y buenas, amantes de los objetos que exponen sus museos, convirtiéndose en un baluarte contra la estupidez y la barbarie. Son personas profesionales más numerosos que los especuladores de la cultura, pero no lucen. Y puede que ellos, personas acostumbradas a resistir los embates de ediles opulentos e ignorantes, no necesiten en absoluto nuestras ideas sino solo palabras de aliento.



fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti  Espacio Visual Europa (EVE)

Nenhum comentário:

Postar um comentário