Google+ Followers

domingo, 23 de agosto de 2015

MUSEOS E INACCESIBILIDAD -- · en CULTURA, GESTIÓN,INSTITUCIONES, MUSEO, OPINIÓN, PATRIMONIO. ·

Desgraciadamente, son muchas las personas que sufren alguna minusvalía o limitación física que ni se plantean visitar un museo. Sin ir más lejos, en los museos españoles y conjuntos monumentales del patrimonio nacional se evidencia una carencia absoluta de accesibilidad para personas con alguna discapacidad. La lentitud en la supresión de barreras arquitectónicas radica en que los edificios donde se ubican los museos son los llamados Bienes de Interés Cultural (BIC), edificios catalogados con la máxima protección oficial, lo que impide modificar su estructura. En otras palabras, BIC significa: “edificio no apto para las personas mermadas físicamente”, algo totalmente injusto y fuera de todo criterio razonable.


Las asociaciones de personas con incapacidades físicas saben muy bien que los museos actualmente no tienen obligación de disponer de medidas de accesibilidad concretas, ya que tan solo existe una legislación general que no cumple en la inmensa mayoría de los casos y que no es sancionadora. En el caso de las personas con problemas de audición total o parcial, podemos recordar que los museos deben tener alarmas de emergencia no solo sonoras sino también luminosas, señalización adecuada, avisos de información visuales mediante rótulos, displays o pantallas y audioguías con información de texto (subtítulos) en las pantallas, así como ascensores – si los hay – preparados adecuadamente para contingencias en las que se pueden ver involucradas personas con dificultades, si son acristalados mucho mejor. Y también habría que hablar de la accesibilidad de los sitios web de los museos, teniendo en cuenta que si disponen remedios audiovisuales estos deben mostrar subtítulos.


Las asociaciones que velan por los derechos de las personas con discapacidad, que analizan periódicamente las condiciones de accesibilidad en los equipamientos culturales, realizan informes y divulgan entre su comunidad aquellos museos que sí están adaptados, ya que, por fortuna, existen museos que han sido conscientes de la importancia de facilitar medidas que garanticen acceso a sus instalaciones para todo tipo de personas, sin distinción.


Crece el turismo cultural accesible y sin barreras dedicado a segmentos de público que demandan la posibilidad de viajar, moverse y entender la realidad sin que se les presente dificultades. Las agencias de viajes y oficinas de turismo tienen muy en cuenta las recomendaciones de las asociaciones de personas discapacitadas e incluso podemos encontrar en Internet listados e indicaciones sobre museos accesibles. Un ejemplo: Polibea Turismo.


fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti Espacio Visual Europa (EVE)

Nenhum comentário:

Postar um comentário