Google+ Followers

quarta-feira, 5 de agosto de 2015

MUSEOS Y SU INTEGRACIÓN EN SOCIEDAD -- · en CULTURA, INSTITUCIONES,MUSEO, OPINIÓN, PATRIMONIO. ·

En su acepción más amplia, la sociedad es el grupo humano comprendido como un conjunto – más o menos coherente – en el cual se establecen sistemas de relación e intercambio. La sociedad a la cual se dirige el museo puede ser definida como una comunidad de individuos organizada en un espacio y un momento dados, alrededor de instituciones políticas, económicas, jurídicas y culturales comunes, de las cuales forma parte y con las cuales construye su actividad.


1. Desde 1974, a partir de la Declaración de Santiago de Chile, el museo se presenta para el ICOM como una institución “al servicio de la sociedad y de su desarrollo”. Esta propuesta, históricamente determinada por el nacimiento del concepto de “país en vías de desarrollo” y su calificación, durante los años 70, como un tercer grupo entre los países del Este y los países occidentales, presenta al museo como agente de la evolución de la sociedad, ya se trate de la cultura (el uso del término llegó hasta a incluir un significado propio de la época: el desarrollo agrario) o del turismo y la economía, como sucede en la actualidad. En este sentido, la sociedad puede ser comprendida como el conjunto de habitantes de uno o varios países, entiéndase del mundo entero. Particularmente, es el caso de la UNESCO, la promotora más comprometida a escala internacional en el mantenimiento y desarrollo de las culturas, el respeto por la diversidad cultural, así como en el progreso de los sistemas educativos, dentro de los cuales el museo se encuentra naturalmente categorizado para ayudar a la sociedad a ser mejor, defendiendo los valores del conocimiento, cultura, unión y solidaridad.




2. Si bien, a primera vista, la sociedad se puede definir como una comunidad estructurada por instituciones, el concepto de comunidad difiere en sí mismo del de sociedad, puesto que una comunidad se presenta como un conjunto de personas que viven en colectividad o se asocian porque tienen ciertos puntos en común (lengua, religión, costumbres) sin agruparse necesariamente alrededor de estructuras institucionales. De manera general, uno y otro término se diferencian, sobre todo, en razón de su dimensión. El término comunidad se usa generalmente para designar a los grupos más restringidos pero también más homogéneos (por nacionalidad, por raza, orientación sexual, etcétera, de una ciudad o de un país), mientras que el de sociedad es evocado a menudo para conjuntos más vastos, en principio más heterogéneos (la sociedad de este país, la sociedad burguesa). Precisando, el término community, utilizado regularmente en los países angloamericanos, no posee realmente un equivalente en francés, ya que atañe al “conjunto de personas e instancias que responden a diferentes denominaciones:

1) los públicos,
2) los especialistas,
3) (las) otras personas que juegan un papel en la interpretación (prensa, artistas…);
4) los que contribuyen al programa educativo, como ser los grupos artísticos;
5) (los) depósitos y lugares de conservación, en especial las bibliotecas, los organismos encargados del abastecimiento, los museos” (American Association of Museums, 2002).

El término se traduce al francés unas veces como “colectividad”, otras como “población local” o “comunidad” y también como “medio profesional”.



3. Con este espíritu se desarrollan desde hace algunas décadas dos categorías de museos: los museos de sociedad y los museos comunitarios, a fin de subrayar el lazo específico que ejercen sobre su público. Estos museos, reemplazando tradicionalmente a los museos de etnografía, se presentan como establecimientos que desarrollan una fuerte relación con sus públicos, integrándolos al centro de sus preocupaciones. Si bien la naturaleza de sus respectivas problemáticas acerca esos diferentes tipos de museos, su forma de gestión difiere, al igual que su relación con los públicos. La denominación “museos de sociedad” reúne a “los museos que comparten el mismo objetivo: estudiar la evolución de la humanidad en sus componentes sociales e históricos y transmitir las señales, los puntos de referencia, para comprender la diversidad de las culturas y de las sociedades”. (Barroso y Vaillant, 1993). Tales objetivos fundamentan al museo como un lugar realmente interdisciplinario y abren camino a exposiciones que tratan sobre temas tan variados como la crisis de la vaca loca, la inmigración, la ecología, etcétera. El funcionamiento del museo comunitario – que puede participar en el movimiento de los museos de sociedad – se encuentra vinculado en forma más directa con el grupo social, cultural, profesional o territorial que representa y que se supone es el encargado de animar. Dirigido a menudo de manera profesional, puede también descansar únicamente sobre la iniciativa local y la lógica de la donación. Los problemas que debate atañen directamente al funcionamiento y a la identidad de su comunidad. Es principalmente el caso de los museos del vecindario o los ecomuseos.


Bailarina Maja Luthinger en el proyecto creativo de Marcel Vettiger y Saskia Widmer



SOCIEDAD

S. f. Equivalente inglés: society; francés: société; alemán: Gesellschaft, Bevölkerung; italiano: società; portugués: sociedade.


fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti  Espacio Visual Europa (EVE)

Nenhum comentário:

Postar um comentário