Google+ Followers

quarta-feira, 18 de novembro de 2015

Museos: Recursos Materiales – Recreaciones de la Realidad

Las representaciones integrales que necesitan ser recreaciones a escala de una realidad y que forman parte de una exposición, son muy útiles, sobre todo en aquellos casos en los que el patrimonio no se puede visitar físicamente, bien porque está protegido o bien porque ya no existe, o está debajo del mar o en un lugar inalcanzable por una persona normal. Los maravillosos dioramas del Museo de Historia Natural de Nueva York por ejemplo, son una muestra de estas reproducciones museográficas.

Archivo EVE

En España, tenemos el caso de la Neocueva del Museo de Altamira (Cantabria, España), una recreación verdaderamente espectacular de la Capilla Sixtina del arte rupestre y que requirió, en su día, una enorme inversión para hacerla posible. La cueva de verdad solo se puede visitar en un número muy reducido de personas, por lo que ha sido imprescindible fabricar su reproducción a escala 1:1, para que así podamos ser conscientes y neo-disfrutar del tesoro que guarda las entrañas de la tierra y que está en peligro de deterioro si se visita en masa.


Altamira no es el único caso que ha necesitado ser "clonado", ni mucho menos. Hace unas semanas, seguíamos en la prensa que la tumba de Tutankamón (KV62) finalmente iba a ser escaneada en 3D para proceder a la construcción de su réplica o recreación facsímil. No vamos a extendernos sobre el tema hoy, pero sí decir que esa labor desencadenó la especulación sobre la existencia de una grieta sospechosa descubierta gracias al escáner y que podría dar entrada a la tumba, hasta ahora oculta, de Nefertiti. Nicholas Reeves, arqueólogo inglés un tanto polémico, asegura que esa grieta esconde grandes secretos. Os contamos esto para destacar otra de las bondades de la reproducción de la realidad a partir de la tecnología radar en 3D. Añadir que sin el facsímil de la tumba de Tutankamón, nosotros, el resto de los mortales que nunca podremos entrar en la tumba del faraón, disfrutaremos de una réplica muy pronto. Algo es algo.


Pero volviendo a la descripción general de esta técnica expositiva, decir que tiene objetivos y trabajo en común con la realización de maquetas a escala. Las reproducciones de la realidad, si están acompañadas por efectos especiales como son luz y sonido (y olores, aromas, viento y lluvia...), tendrán la capacidad de hacernos viajar a lugares remotos sin movernos del sitio, incluso viajes en el tiempo, y eso es algo que nos entusiasma a todos (o casi todos), incluidos niñas y niños. Representan escenas que pueden contener reproducciones de tesoros patrimoniales recreando su contexto ambiental similar al original, como os contamos. No es barato pero, si está al alcance de nuestro presupuesto, es casi obligatorio para un museógrafo promoverlo si se justifica.


Siempre mencionamos lo importante que es para el visitante la contextualización de las exposiciones. Nosotros no concebimos la museografía sin la contextualización, sin la ambientación, sin la recreación de una realidad que ha podido desaparecer y que ya no está a nuestro alcance disfrutar en toda su dimensión. Por poner un ejemplo, siendo un tanto poco ortodoxo pero necesario: mientras los salvajes asesinos destructores de esa abominación islámica llamada ISIS, y mientras otros imbéciles analfabetos de parecida o igual calaña sigan existiendo, con la destrucción de todo el patrimonio de la humanidad que se encuentran a su paso, occidente, o quien lo financie o pueda financiar, debe fabricar facsímiles, copias a escala 1:1 de lo lamentablemente destruido. Se puede abrir la discusión sobre si esas réplicas a construir deben estar instaladas donde antes se encontraban los originales, o en otros lugares. En cualquier caso, nosotros entendemos que es muy necesario para mantener vivo el recuerdo de lo salvaje que el humano puede llegar a ser, no perdiendo la memoria lo que antes fue y ahora ya no es.


Las recreaciones pueden estar narradas con una voz en off, o bien puede apoyarse la explicación a partir de los EVE DECs (permitidos que nos hagamos un poco de auto-publicidad) y la realidad aumentada, ambas soluciones que potencian de una manera indiscutible el valor de lo didáctico de la exposición. También se puede acompañar d elementos interactivos e incluso teatralizaciones o dramatizaciones con el apoyo de los efectos que anteriormente describimos.


Estos recursos tienen más detalles que las maquetas, por lo que nos permite desarrollar escenografías muy específicas. Lo más importante es que esta forma de interpretar los contenidos hacen que se produzcan emociones en el visitante, y eso para el museo es un tesoro, la interacción emocional. Ese es el tipo de experiencias que llevan visitantes a los museos y los fideliza. Las sensaciones emocionales que se pueden producir en el museo: sorpresa, intriga, aventura e incluso miedo y tristeza, tienen un enorme valor si están orientadas a la difusión del conocimiento. Estas técnicas facilitan que el visitante comprenda de una manera fluida y divertida el significado del patrimonio, a veces simplemente con la visión de la propia recreación de ese patrimonio, pasando lamentablemente otros recursos, como son los paneles explicativos y/o cartelas, al último lugar de lo que un museo debe mostrar a sus visitantes.

Diorama, Roxy Paines





Cultura e conhecimento são ingredientes essenciais para a sociedade.

Vamos compartilhar.






* Algunos archivos multimedia no se muestran en este correo electrónico pero se pueden ver en el sitio web.

Nenhum comentário:

Postar um comentário