Google+ Followers

sexta-feira, 18 de dezembro de 2015

MUSEO COMO EXPERIENCIA RITUAL - · en CULTURA, MUSEO,MUSEOGRAFÍA, MUSEOLOGÍA, OPINIÓN. ·

Podemos establecer cierto nivel de paralelismo entre la sensación del visitante que recibe cuando entra en una iglesia – salvando distancias – para asistir a una ceremonia religiosa, o cuando se sienta en la butaca de un cine esperando ver una película esperada, comparativamente con lo que significa entrar en un museo, como experiencias rituales todas ellas, cada uno en un estrato de la percepción individual diferente, pero no totalmente distinto. Reflexionamos sobre ello trasladándonos, perceptivamente, a estas ideas para adentrarnos en territorios de ámbito puramente cultural en sus liturgias.


La visita a un museo podemos considerar que tiene un carácter ritual en aquello relacionado, de una forma u otra, con el sentido del respeto al objeto, lo que nos impone una obra, la admiración que sentimos por la belleza que se muestra ante nosotros. La visita a un museo tiene un carácter ritual sin duda alguna ya que supone observar objetos y contenidos, recorrer espacios y emprender acciones – si el museo las ha programado – en la “semi sagrada” institución del museo, regalándonos una experiencia que nos sitúa muy al margen de lo cotidiano.

Gaz Jeans

El museo requiere de nuestra presencia física para existir, para tener una razón de ser. El visitante se traslada hasta el espacio museográfico, ubicado siempre o casi siempre en un lugar emblemático, especial, diferente, apartado de lo ordinario, sumergiéndonos con respeto en su propuesta.

Cerveza del Cura

De esta forma, el museo también pone al visitante en contacto con el sentido del tiempo diferente y ajeno al día a día, a lo cotidiano: el museo pertenece a un espacio sin tiempos, al margen del ritmo familiar, conteniendo objetos expuestos en su interior que se escapan a su función una vez introducidos en sus vitrinas. El museo también nos puede llegar a poner en contacto con seres vivos que carecen de signos de vida, aunque el visitante se empeñe imaginativamente en devolverles su movilidad ya perdida para siempre. Hay museos que podrían ser considerados cementerios, mausoleos consagrados a los vestigios humanos y científicos de la Historia. El museo puede recordarnos la existencia de lo efímero de la vida entonces, conteniendo objetos inertes, mostrando una historia congelada sin frío, exponiendo utensilios y artefactos separados de su función práctica, personajes inertes de cera o fibra de vidrio, porespán, y la ineludible taxidermia.

Santi Subito, Am Newton

Al ponernos en contacto con la idea de lo efímero de la vida, la experiencia en el museo es similar a una experiencia mística. En el museo podríamos llegar a estar en contacto con lo sagrado, sin une sea necesariamente un museo consagrado a lo sacro, pero sí a lo trascendente, a lo especial.

 
Amboss

El museo es un espacio imaginario cuyo paradigma podría ser la paleontología, los grandes esqueletos de los dinosaurios, independientemente de que pensemos en un museo de arte, de historia o de ciencia. Hay quien considera un esqueleto de dinosaurio, un vestigio de un super-muerto (Malcom Arth), siendo los restos de un animal y de una especie que ha desaparecido para siempre.

Marithe & Francois Girbaud: Last supper

Podríamos recordar el valor ritual que tienen algunos objetos históricos, o la sacralización automática que sufre cualquier objeto común al ser colocado dentro de una vitrina o colgado en una pared, depositado sobre un pedestal al que le incide un foco de luz directa o indirectamente en un espacio cuyas sombras devoran la luz. Toda esta parafernalia museográfica pretende potenciar esta visión mística del objeto, que en otro tipo de contexto más sencillo pasaría totalmente desapercibido.

Cycle Agarbatti

La siempre acción del visitante cuando cruza el umbral de la puerta en un museo lo traslada a un tiempo diferente, cuyo objetivo es retenerlo y alargar el tiempo humano hasta que vuelva a cruzar esa misma puerta, pero en dirección a la calle. Más evidente resulta la experiencia mística cuando se musealizan espacios sagrados para el imaginario colectivo; podemos poner muchos ejemplos, el más evidente sería la Capilla Sixtina dentro del recorrido de los Museos Vaticanos.


En estos casos, los objetos y las representaciones se convierten en talismanes para el visitante, los espacios se transforman en santuarios, y ambos son objeto de peregrinaciones multitudinarias, como las ordas que se hacen selfies con la Gioconda de fondo en el Louvre. También las ambientaciones refuerzan esa de lo sagrado, con connotaciones rituales para los visitantes, pues entrar en contacto con la Historia tiene, en sí mismo, cierto carácter místico y facilita la experiencia evocadora.


Por otra parte, y más al día de hoy, el museo pretende seducir, atraer nuestra atención ofreciendo un espectáculo ritual contemporáneo, y lo hace con el uso de las nuevas tecnologías de emisión de contenidos al servicio del efecto sorpresa. El museo comienza entonces a ofrecer al visitante una trama argumental única, lineal, comprensible, exponiendo ideas que pueden llegar a reforzar mitos en nuestro subconsciente colectivo con el más absoluto rigor y fuerza, y con la precisión de una maquinaria que se va adaptando a las necesidades del paso del tiempo, de la evolución.


Los nuevos soportes de comunicación, como es el actual espectáculo del cine (4D), son el reflejo de una identidad cultural que muchas veces entusiasma al espectador rozando el éxtasis, como un espejo multimedia que permite dialogar con sus fantasmas interiores (Silverman, 1988). El museo en cambio, obliga al visitante-espectador a apostar por su propia identidad cultural. Si bien el cine es cada día más una referencia de transmisión de diversión sin exigencias culturales, o sí, el museo conserva la fuerza de su potencial ético y estético debido a la fuerza de seducción de su propia estructura de Museo.

Lunatic Frindge

El Museo es un espacio cultural de alguna manera excéntrico, marginal en relación con las otra oferta de ocio cultural que tiene una mayor participación colectiva, como es la televisión, internet o los video-games. Como el cine a su modo, los museos comparten la transmisión de conceptos dentro de la influencia de un aura de respeto y atención, algo que le otorga al museo, en concreto, un prestigio cultural y que algunos museógrafos aprovechan-aprovechamos para adaptar el discurso museológico al ritmo de otras ofertas culturales menos ritualizadas, menos exigentes en el esfuerzo intelectual, pero también mucho más espectaculares y por tanto más apetecibles para las masas.





fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti
Cultura e conhecimento são ingredientes essenciais para a sociedade.

A cultura é o único antídoto que existe contra a ausência de amor.

Vamos compartilhar.


Nenhum comentário:

Postar um comentário