Google+ Followers

sábado, 6 de agosto de 2016

EL MUSEO Y SU RELACIÓN CON LA HISTORIA. - · en ARTE, CULTURA, GESTIÓN,INSTITUCIONES, MUSEO, MUSEOGRAFÍA, MUSEOLOGÍA, OPINIÓN, PATRIMONIO. ·

Como hemos comentado en numerosas ocasiones, entendemos que la función principal de los museos es recoger, conservar, investigar y poner en valor y a la vista del público los objetos de su colección. En estos últimos 50 años, se ha puesto mucha atención en el diseño y organización de exposiciones, la interpretación de las colecciones, la didáctica y la comprensión de la naturaleza del visitante. Por otra parte, el número de museos en todo el mundo ha crecido de forma espectacular durante este periodo, mostrando una increíble variedad de temas relacionados con sus colecciones. En algunos de estos museos, la narrativa se ha incorporado a la exposición, con la tan necesaria contextualización de los objetos de sus colecciones. Pero, también hay que mencionarlo, la mayoría de los museos locales aún se mantienen con un perfil bajo en cuanto a sus exposiciones.


Fijándonos en los museos de Historia, las colecciones que se muestran normalmente en estas instituciones podrían denominarse de “historia pública”, frente a lo que puede entenderse como “Historia Universal”. Debido a los cambios y a la evolución de los museos de historia, los historiadores están más comprometidos tanto con los objetos como con las nuevas tecnologías, dando lugar a colecciones digitalizadas puestas a disposición del público a través de Internet. También se han involucrado más con el desarrollo de nuevas salas del museo y con las exposiciones temporales. Debemos decir, además, que la historia de los museos y de sus colecciones se ha convertido,por sí misma, en un campo especializado. En cualquier caso, lo importante es que los cambios favorecen el conocimiento de la historia a nivel universal.


Como punto de referencia, decir que los curadores y académicos ingleses que participaron en la producción de colecciones de contenido histórico, cuando emprendieron la “nueva conceptualización” de las galerías de sus museos, en la década de 1990, encontraron que existía una “difícil relación” entre la historia , en general, y la historia local, en particular. Obligados a pensar más en lo que era “british” o “brit” en la era post-colonial (ex-Commonwealth), observaron que existía la necesidad de crear un nuevo enfoque a la hora de considerar los objetos como narradores de una historia más abierta, ya que, con frecuencia, la mayoría de los objetos de las colecciones trascendían lo puramente nacional para convertirse en narradores de la Historia Universal. Y siguiendo con el Reino Unido, mencionar que otros museos como el Museo Imperial de la Guerra (MVE) y elMuseo Marítimo Nacional (NMM) han tenido que reformular sus narrativas históricas en relación a sus colecciones, adoptando una narrativa más relacionada con la Historia, respondiendo así a la demanda de su público, un público multicultural y diverso .


El Museo Británico se reposicionó de cara al siglo XXI auto denominándose “museo del mundo”. La razón y el motivo seguían siendo los mismos: La diversidad cultural. Sus colecciones son universales en su origen y destinadas a ser visitadas por los “ciudadanos del mundo”. El Museo Británico se percibe, principalmente ahora, como un museo de la cultura material y del arte del mundo. La nueva exposición permanente sobre la Ilustración (2003) en la Biblioteca del Rey, creada para celebrar el 250 aniversario del museo, actúa como una especie de lección sobre la propia historia del museo y su interés reciente por la universalidad.


Otro espacio de exposición del museo que nos muestra este interés recién estrenado, es la Wellcome Trust Gallery, sede de la exposición en torno al tema del bienestar y la salud humana – “La Vida y la Muerte” -. Tomando prestados objetos de la colección permanente del museo, así como de las colecciones de la Fundación Wellcome, esta exposición tiene como objetivo mostrar cómo las personas de diferentes culturas afrontaban las duras realidades de la vida.


El resultado de este montaje es una exposición que nos muestra el conjunto de lo que podríamos denominar “diversidades culturales desconectadas entre sí” (aparentemente), que posteriormente, van conectando, de manera progresiva, unas con otras. De este modo , se manifiestan las características compartidas y comunes de diferentes culturas, tanto en sus relaciones como aliados o como enemigos. El objetivo es crear un testimonio sobre la capacidad creativa del ser humano, como seres que responden de una manera similar ante las calamidades, con una interpretación universal sobre la muerte, el dolor y el sufrimiento.


Estas diferentes exposiciones, establecen el nuevo papel del museo como un “narrador de la Historia Universal”, adoptando una manera diferente de mostrar sus colecciones, con la intención de acercar el saber y el conocimiento de manera mucho más amable a un público abierto, sin erudición, pensando, por ejemplo, en la didáctica infantil.


Otra forma específica de museo que narra la historia, es el que nos ofrece contenidos sobre la historia urbana local. Muchos de estos museos se establecieron en Europa a finales del siglo XIX y principios del XX, por lo general, como una expresión semi-oficial que reivindicaba la identidad ciudadana en cada caso. Centraron sus colecciones en la arqueología local, objetos antiguos, topografía, artes decorativas, uniendo contenidos para producir una historia social y cultural popular de su vida urbana. El Museo de Londres, abrió en 1912 con el objetivo de “adquirir objetos de interés histórico y local para los londinenses …”, y de recoger muchas cosas que, aun siendo de un gran valor, no tenían espacio ni en el Museo Británico ni en el V&A. Todo ésto, refleja ahora un tipo de “inquietud” generalizada en los museos de historia locales, tratando de exhibir objetos que hasta ese momento se habían limitado al ámbito de los coleccionistas privados. A partir de ese instante, la difusión de la historia local se convierte en algo prioritario para el museo, y actualmente continúa siendo así en los “museos de ciudad”.


En una escala más baja que la de los museos nacionales, la misión del museo de la ciudad se centra en lo local o regional. La “historia desde abajo” es un enfoque que ha sido utilizado para mostrar la vida de la gente común. Los principales museos de la ciudad ahora también empiezan a ocuparse de la historia mundial, ya que sus audiencias se vuelven cada vez más diversas culturalmente. La historia oral, tanto auditiva como en forma de audiovisuales, ha impulsado este tipo de nuevos contenidos más abiertos. Un ejemplo reciente fue la exposición temporal:“Voces de los refugiados en Londres (2006-2007)”, que se pudo visitar en el Museo de Londres, desafiando la visión convencional local que se tenía de los refugiados, explorando sus historias personales sobre sus pérdidas y su lucha por la adaptación a una nueva vida, y haciéndolo a partir de sus propias voces.


Actualmente, los museos son contemplados de muy diferentes maneras. Se perciben como empresas, almacenes de colecciones, exposiciones y vitrinas, establecimientos educativos, organizaciones de investigación, espacios comunes y lugares para conservar la memoria colectiva. Son gestionados a menudo siguiendo las nuevas direcciones de la política del gobierno nacional y local. Los curadores siguen comisariando exposiciones y muestras, dando forma a las principales narrativas históricas y a la interpretación de los objetos junto a sus colegas, trabajando en lo que ahora se denomina “museografía didáctica”. En los últimos treinta años, en los museos más grandes, los curadores han sido degradados en términos de responsabilidad, y frecuentemente han dejado de participar directamente en la planificación estratégica de alto nivel de sus museos.


La dirección futura en la interpretación histórica de los museos es incierta. Los contenidos “ocultos”, las historias polémicas y diversas se están convirtiendo en la corriente principal de las nuevas exposiciones. Por poner un ejemplo muy importante, las exposiciones creadas en 2007 para conmemorar el bicentenario de la abolición de la trata transatlántica de esclavos, revelan algunas de las prácticas generales actuales sobre esa aberración humana. Los objetos expuestos ponen de relieve los problemas de hoy en día, dando a la narrativa histórica sobre la esclavitud y la trata de esclavos una relevancia contemporánea. Los museos están” animando” la historia para que sea vista, cuando ésto es posible, desde múltiples perspectivas, restaurando diferentes estilos de aprendizaje y proporcionando un espacio para el diálogo y el debate. Los museos no son el único lugar en la esfera pública donde se consume la historia, pero sí proporcionan un ambiente único para la investigación histórica a través de sus galerías, exposiciones y colecciones.







Fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti

Cultura e conhecimento são ingredientes essenciais para a sociedade.


A cultura e o amor devem estar juntos.

Vamos compartilhar.

Nenhum comentário:

Postar um comentário