Google+ Followers

terça-feira, 13 de setembro de 2016

CREAR UN MUSEO PARA LA EDUCACIÓN - · en MUSEOGRAFÍA, OPINIÓN,DIDÁCTICA PARA NIÑOS, CULTURA, INSTITUCIONES, MUSEO, ARTE, GESTIÓN. ·

Si habéis decidido iniciar el proyecto de un museo, Si habéis comenzado un proceso de consulta a la comunidad para estudiar su viabilidad, ya habéis hecho una evaluación de las necesidades y requerimientos, ¿por qué no empezar con un proyecto pequeño que pueda ir creciendo con el tiempo?

La realización de un proyecto de un nuevo museo, desde un punto de vista más modesto, tiene una larga serie de beneficios. Empezar con poco permite a tu equipo ganar experiencia y hacer contactos con la comunidad y en el campo del patrimonio. Es una gran manera de medir el verdadero apoyo que podréis recibir e implicación de la comunidad con el proyecto, así aumentamos progresivamente la conciencia en tu equipo y la consciencia de sus capacidades. Lo más importante, el objetivo fundamental de cualquier proyecto de nuevo museo, es la creación de un proyecto que tu comunidad pueda disfrutar y que sea útil (didáctico).



Si nuestro objetivo principal es la educación

La naturaleza de la educación en nuestra sociedad está cambiando a un ritmo vertiginoso. Los maestros y profesores buscan continuamente y con insistencia nuevas maneras de comunicar ideas e información para sus estudiantes. Los profesionales de la educación aprecian los medios de enseñanza que se adapten a diferentes estilos de aprendizaje, y que pueden involucrar activamente a los estudiantes de diversas edades y capacidades. Las oportunidades prácticas de aprendizaje, donde los estudiantes no sólo observan sino que también participan e interactúan, son siempre muy apreciadas. Los maestros estaño buscando nuevas formas de incorporar de manera significativa la tecnología en el aula.


El “plan de estudios” es un programa diseñado por los maestros y profesores, que incluye los objetivos de estudio y aprendizaje que se utilizan para planificar un año lectivo. Las ayudas en clase, las excursiones, viajes de estudios, entre otras actividades especiales, se suelen incluir como apoyo y complemento al plan de estudios, con el fin de reforzar la formación en un entorno escolar. Los planes de estudio siempre tratan de incluir estos recursos educativos complementarios a las actividades en clase, por lo que tu equipo deberá ponerse en contacto con las autoridades educativas provinciales o asociaciones de profesores de orientación, para que podáis participar en el diseño de esos programas, conjuntamente. Lo más importante es hablar con los profesores de tu comunidad y preguntarles acerca de los recursos y actividades que se necesitan para complementar sus planes de estudios.


Los profesores siempre buscan mejorar el número y la calidad de los soportes y recursos de aprendizaje disponibles. Si los maestros ya tienen un buen recurso para su unidad didáctica de la historia, por ejemplo, podremos considerar el desarrollo de un proyecto complementario en el museo para reforzar la didáctica de las ciencias, las artes o de la salud, entre otros temas posibles.

Para involucrar a los estudiantes de todas las edades en el aprendizaje fuera de la escuela, pensemos en nuestra comunidad y qué tipo de oportunidades de enseñanza creemos que es más adecuado para que lo disfruten, y no les caiga como otra obligación. Un evento como es una serie de conferencias amenas y participativas o un “paseo por la historia”, es probable que se haga popular entre los chavales. O bien, es probable que los alumnos prefieran el aprendizaje desde sus casas, usando un formato digital, audio, vídeo o internet. Consideremos la posibilidad de trabajar con otras personas cuyo enfoque es la educación. ¿Hay algún colegio comunitario o un club literario que pueda involucrarse colaborando con el museo? La biblioteca, los clubes para niños (lectura y juegos), grupos de artes y oficios, pueden ser todos candidatos potenciales para crear un equipo de trabajo con el museo. Sea cual sea la naturaleza del proyecto educativo en el museo, recuerda que aprender implica algo más que la memorización de hechos y datos importantes. Las lecciones más valiosas siempre se aprenden a partir del debate, el fomento de la crítica y cuando nos involucramos en el intercambio de opiniones. Lo fundamental, es que seamos lo suficientemente creativos para poder ofrecer a la comunidad propuestas originales y divertidas.


El patrimonio en una caja

Desarrollar un programa didáctico del museo debe incluir juegos, ejercicios interactivos y el desarrollo de materiales que permitan a los niños y niñas una oportunidad de aprendizaje diferente. La didáctica debe incluir objetos o especímenes para enseñar ideas, materiales que los niños puedan manipular. El programa también puede incluir oportunidades para disfrazarse, aprender una habilidad, desarrollar una actividad histórica, o actuar participando en un evento histórico o debate.


El drama histórico

Iniciar un grupo de teatro para presentar producciones históricas, con grupos de trabajo que produzcan los decorados, la creación de efectos, trajes, orientando a los estudiantes para decidan ser actores o trabajar en la producción teatral. Los estudiantes también pueden investigar sobre acontecimientos y personajes que puedan ser recreados teatralmente, reproduciendo sus caracteres y los hechos que protagonizaron. Debemos facilitar posibilidades de vincular la historia local con acciones en las que los estudiantes participen activamente, para que así puedan aprender sobre su comunidad, y para que sean conscientes de cual puede ser su contribución para la mejora de la difusión de ese conocimiento.


Biblioteca de recursos

Libros, CD-ROMs, material audiovisual o catálogos se pueden crear en el museo para su depósito en las escuelas y en las bibliotecas públicas. Por ejemplo, podría crearse una colección de grabaciones de historia oral (los mayores nos relatan sus experiencias vitales, algo especialmente importante en lugares donde se hablan dialectos que pueden desaparecer), historia escrita, expresión artística o álbumes de fotografías para mostrar al público historias de nuestra comunidad. Deberemos considerar las edades y capacidades de nuestra audiencia para crear diferentes versiones de estos soportes: unidades infantiles con un lenguaje apropiado y sus correspondientes actividades y otras para adultos. Tu proyecto bibliográfico podría ponerse a la venta para recaudar fondos para el museo, o asociarse con una organización benéfica local y donar las ganancias a una causa benéfica importante para tu comunidad.


Feria de la Historia, de la Ciencia, del Arte…

El museo puede ayudar en la planificación, o ser el anfitrión de una “Feria de Contenido Didáctico” dirigida a las escuelas, en la que los estudiantes puedan crear sus propios proyectos relacionados con la temática escogida. Podemos convocar a celebridades locales, medios de comunicación, políticos o líderes de opinión para que sean los jueces que valoren los diferentes proyectos que los niños y jóvenes presenten en la feria.


Crear recursos didácticos

El museo puede desarrollar una serie de carteles con contenido didáctico, editar libros, crear un juego o un kit que los maestros puedan utilizar en sus clases para complementar los planes de estudio.

Websites

Diseñar un sitio web para mostrar la historia y la cultura local. Proporcionar oportunidades para que los miembros de tu comunidad puedan contribuir a e interactuar con la información en el sitio web del museo.


Documentales

Produce un video documental sobre diferentes perfiles de la historia de la comunidad mediante la combinación de material de archivo, dramatizaciones, fotografías, objetos patrimoniales o historias orales. El museo puede proponer desarrollar el documental haciendo trabajo en equipo con una clase de escuela secundaria para ayudar con la investigación y la producción. Cuando se haya completado su producción, podemos hacer una proyección pública y compartir el video con la comunidad.

Charlas

Promueve conferencias de la comunidad sobre temas históricos, científicos, artísticos, etcétera. Puedes proponer a diferentes colegios, grupos de trabajo e individuos, que organicen dichas charlas con tu equipo.


Clases sobre patrimonio

El museo puede organizar clases basadas en el patrimonio cultural, enseñando técnicas tradicionales sobre la fabricación toda clase de cosas, sobre cualquier tema: comida, tejidos, adornos, artesanía, folclore, la carpintería o la narrativa popular. Las clases pueden enseñar la historia y el significado de las tradiciones culturales y sus habilidades asociadas. Para darle un toque multicultural al museo, podemos ofrecer clases de cocina que nos muestren la forma de alimentarse de los diferentes pueblos del mundo. La creatividad lo es todo como bien sabéis.



Fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti


Cultura e conhecimento são ingredientes essenciais para a sociedade.

A cultura e o amor devem estar juntos.

Vamos compartilhar.

Nenhum comentário:

Postar um comentário