Google+ Followers

segunda-feira, 19 de outubro de 2015

MUSEO LOCAL: CREACIÓN DE IDENTIDAD PROPIA -- · en GESTIÓN, INSTITUCIONES,MUSEO, OPINIÓN. ·

Hemos llegado al mundo de los museos después de haber pasado profesionalmente, durante muchos años, por la comunicación publicitaria, el diseño y el márketing. Finalmente la vocación de toda una vida cristalizó para convertirse en nuestro trabajo definitivo – cuando lo hay -. Os contamos esto porque, una vez aterrizados en la museología y la museografía, nos llamó mucho la atención lo poco, o casi nada, que a los museos les preocupaba tener identidad, crear una imagen sólida como institución que proyectar a la sociedad. Para ellos existir ya era (es) una razón más que suficiente para ser visitados, el poco sentido de su propia personalidad y su razón de ser, y nada más les quedaba por hacer en ese sentido.


Esta semana de entradas la podríamos denominar la “semana del márketing en los museos”, pero hoy necesitábamos reflexionar específicamente sobre una de las áreas más descuidadas de los museos y que forma parte de esa estrategia general de marketing institucional: la creación de identidad. Esa creación de identidad institucional debe formar parte de la estrategia de marketing de los museos ineludiblemente, ya que resulta ser uno de los ingredientes principales de un buen plan de márketing. Desgraciadamente, es muy difícil encontrar museos locales que cuiden profesionalmente, con seriedad y rigor, esta faceta de su comunicación con la sociedad. Hay museos que creen proyectar una buena identidad al exterior, cuando lo único que muestran es el diseño de una marca que no es horrible u horrorosa.


Moviéndonos como nos hemos movido en el campo del diseño y la comunicación publicitaria, y específicamente en el de la creación de identidad, debemos decir que la buena identidad no es un buen diseño gráfico de una marca y mucho menos actualmente, cuando detrás de cada ordenador o computadora hay un diseñador gráfico en potencia. Pensando en esto, recordamos frases memorables como la que dice: “que lo diseñe Fulano con fotosop que tiene mucho gusto para esas cosas”. La relación del grafismo único con Identidad Institucional es como establecer una conexión razonable (discurso coherente) entre un jamón y un campo de amapolas.


Si ponemos encima de la mesa el concepto de “imagen global”, aun nos distanciaremos mucho más de la idea de que identidad es solo diseño gráfico. Si se diseña una marca (logotipo/nombre+símbolo/elemento gráfico diferenciador) para el museo – se llama logo o logotipo a todo lo que es una marca y eso no es así, es incorrecto, el logotipo son las letras exclusivamente – y, una vez diseñada, la aplicamos correctamente en todos sus soportes visuales: señalización exterior e interior del museo, carteles, banners, página web, redes sociales, folletos, comunicaciones gráficas, papelería institucional, etcétera, estaremos dando un paso para crear la identidad del museo, pero solo es un paso. Para conseguir una identidad excelente, y ese debería ser el objetivo, debemos dar unos cuantos pasos, no solo los relacionados con el puro diseño. A saber:

Para la creación de una Marca Institucional para el museo local o la renovación de la existente, recomendamos que sea responsabilidad de un profesional especialista en diseño de identidad visual, que a su vez contará con su equipo de especialistas diseñadores, entre ellos los grafistas. Con relación a los costes, decir que hay muchos especialistas deseosos de que la identidad visual de un museo aparezca en su portfolio profesional de trabajos realizados. Lo dejamos ahí…

El diseño de identidad institucional visual deberá estar normalizado, es decir, contará con las normas y reglas de aplicación adecuadas a cada soporte visual, incluido un apartado que muestre claramente lo que nunca se debe hacer con el uso de la Marca Institucional. Otros apartados dentro de la normalización del uso de la marca puede ser: construcción de la marca en vertical y horizontal, colores y fondos, tipografías de uso institucional y auxiliares, programa de señaléctica, aplicación de la marca en soportes de comunicación tanto impresos como digitales, etcétera.

Asignar la tarea de coordinación y defensa de la identidad visual del museo a una persona como mínimo, nada de que esa misión recaiga sobre todos o un día a uno y otro a otro, de eso nada. Lo peor que puede pasarle a un programa de identidad institucional es que se vea amenazado por la discusión y la ausencia de rigor. Hay que recordar que lo sencillo siempre funciona mejor que las foliaturas y el horror vacui. Nosotros siempre defenderemos la brutal simplicidad de pensamiento.

Podremos comenzar a hablar de la Identidad del museo como concepto de comunicación global a la sociedad cuando todo mensaje que salga del museo hacia la sociedad está controlado y sujeto a una programación estratégica previa, implantada, activa y supervisada. De nada sirve disponer, por ejemplo, de una buen programa de identidad visual, si cuando el visitante entra en el museo y se lo encuentra sucio, la persona de recepción es desagradable con el público, hay malos olores, las vitrinas tienen moscas muertas en su interior, hay mala iluminación, las cartelas están medio despegadas de la pared, hay carteles pegados con adhesivo a la vista y escritos a mano (estas cosas pasan con demasiada frecuencia), etcétera.
Se hablará de la excelencia de la Identidad Institucional del museo, cuando una vez realizada una encuesta con miembros de la sociedad y fuerzas vivas, comprobaremos que la misión del museo se cumple, está muy bien definida y así ser entendida universalmente: la comprenden los niños y las niñas, los jóvenes, los treinta-añeros/as, los turistas (nacionales y foráneos), las personas mayores, las personas con dificultades físicas, etcétera.

Stock Logos

Estos 5 puntos de acción que mencionamos nosotros sobre identidad visual están muy resumidos, hay mucho más como sabréis. En la creación de Imagen Institucional general, de nada sirve que se cumplan todas las premisas de implantación de identidad visual para empezar, si luego ocurren “accidentes incontrolados” provocados por declaraciones o cualquier tipo de acciones inoportunas e individuales de algún miembro del staff del museo y que alcancen a la opinión pública, no es necesario mencionar obviedades. Es muy importante llevarse muy bien con los medios de comunicación en la medida de lo posible – con cualquier fuerza viva local que tenga voz, en realidad -, suele resultar muy útil. La comunicación del museo debe estar controlada en todo momento.


Pero no todo es comunicación para lograr una imagen global excelente del museo, mucho pasa por una gestión – que no administración – impecable, o al menos ese debe ser el objetivo: ser un museo excelentemente gestionado. Tener un museo excelente es muy difícil, algo ahora muy complejo, teniendo en cuenta que actualmente se dispone de mucho menos presupuesto y hay que agudizar mucho el ingenio en la buena gestión. En cualquier caso, la herramienta más poderosa para todo siempre será la creatividad y disponer de un buen equipo de personas profesionales que trabajen para conseguir un mismo objetivo, dejando los egos en casa.






Cultura e conhecimento são ingredientes essenciais para a sociedade.

compartilhe!

Nenhum comentário:

Postar um comentário