Google+ Followers

sexta-feira, 2 de setembro de 2016

AGENDAS MUNDI LXXXVI – MUSEOS EN ALASKA (EE.UU.) - · · en ARTE, CULTURA, MUSEO,OPINIÓN, PATRIMONIO, RELATO, VIAJES. ·

Alaska se compone de una fascinante y amplia gama de culturas, y su historia es larga y colorida. Al entrar en un sus museos se puede aprender sobre las civilizaciones antiguas, la fiebre del oro ferviente de finales de 1800, o el espíritu pionero que construyó el estado norteamericano que conocemos hoy. Un montón de museos de Alaska también ilustran las culturas nativas que aún prosperan hoy, o la vida marina y los animales que hacen de Alaska la maravilla que es. Si bien algunas personas pueden dejar los museos para los días de lluvia, caminando a través de ellos, o visitando las múltiples y variadas instituciones culturales, será una excelente manera de obtener una apreciación más profunda sobre el paisaje de Alaska.

Toby Harriman

Enormes espacios totalmente desiertos – una tierra libre de centros comerciales, atascos y restaurantes de McDonald – esa es la mejor atracción que Alaska te puede ofrecer. Dentro de Alaska nos encontramos el parque nacional más grande de Estados Unidos (Wrangell-St Elias), el mayor bosque nacional (Tongass), y el parque estatal más grande (Madera-Tikchik). Aquí es donde la gente juega al aire libre. Durante 20 horas al día, se suben montañas, se rema en ríos desiertos con canoa, con crampones en los pies para emprender el viaje a través de los glaciares. En julio se ven osos marrones gigantes cazando salmón; en noviembre nos dirigimos a Haines para ver miles de águilas calvas que anidan en el río Chilkat. Nos echamos una mochila a la espalda para seguir la misma ruta que la que los Stampeders Klondike hicieron un siglo antes, o nos pasamos la tarde en un kayak, flotando en frente de un glaciar de 5 millas de ancho observando como los continuos desprendimientos de hielo convirtiéndose en icebergs, con un mar abierto esperando por ellos. En Alaska se trata de tener aventuras al aire libre. Son experiencias naturales que pueden cambiar permanentemente tu forma de pensar y estado de ánimo.


El estado número 49 de la Unión, es el viaje más largo a los EE.UU. y probablemente el más caro. Desde el resto del país se tarda una semana si vamos por carretera (bella locura), dos o tres días en un transbordador o volando por $ 700 hasta $ 900 hasta llegar a Alaska. Una vez allí, muchos visitantes se ven abrumados por las distancias entre las ciudades, parques nacionales y atracciones. Los precios de Alaska son materia de leyendas (por lo baratos). Aún así, la “final frontier” está en la lista de deseos de los viajeros más aventureros, en particular los enamorados de la vida al aire libre. Los que encuentran el tiempo y el dinero para subir allá arriba rara vez se arrepentirán.


Alaska es grande, y todo lo relacionado con esta tierra también. Hay montañas y glaciares en otras partes de América del Norte, pero pocos a la misma escala o tan abrumadoras como las de Alaska. El Monte McKinley, no sólo es el pico más alto de América del Norte, es también una de los panoramas más impresionantes cuando se captura su brillo alpino en Wonder Lake. El Yukón es el tercer río más largo de los EE.UU., el glaciar Bering es más grande que Suiza, los inviernos árticos de una larga noche de seis meses, y los veranos árticos de un solo día. Los osos marrones en la isla de Kodiak pueden llegar a las 2,5 metros de altura; el salmón rey del río Kenai a menudo excede los 15 kilos; en Palmer crecen las coles de 10 kilos. Los chorros de vapor de agua del espiráculo de las ballenas jorobadas están por todas partes, muy fáciles de ver, incluso a una media milla de distancia.


Museo de Anchorage | Anchorage


Lo que en el pasado era simplemente el mejor museo de Alaska, es ahora una instalación de clase mundial gracias los 106 millones de dólares invertidos para la expansión de la joya cultural de Anchorage. El ala oeste, una edificación de cuatro pisos, muy brillante con fachada de espejo, ha añadido 7.500 metros cuadrados a lo que ya era el museo más grande de Alaska. Su exposición insignia es el Centro de Estudios del Ártico Smithsonian con más de 600 objetos de los nativos de Alaska – arte, herramientas, máscaras y archivos históricos – que se almacenaban previamente en Washington DC. Es la colección más grande de Alaska en el estado, rodeada de grandes pantallas de video que muestran la vida indígena contemporánea. Muy cerca se encuentra un auditorio donde se puede escuchar a los narradores nativos y los sonidos naturales del Ártico de Alaska. El museo también contiene el Imaginarium Discovery Center, un centro de ciencia práctica para los niños que antes se albergaba en un edificio separado. En el primer piso del edificio original encontraréis el arte de la galería norte, con salas enteras de maestros de Alaska, como es Eustace Ziegler y Sydney Laurence. En la 2ª planta, la Galería de Historia de Alaska está llena de dioramas de tamaño natural que trazan 10.000 años de los asentamientos humanos, desde las aldeas de subsistencia de los mineros hasta la moderna dependencia del petróleo. También hay salas dedicadas a exposiciones itinerantes sobre arte, un planetario y la Galería KidSpace diseñada para niños pequeños (y sus padres) para que puedan explorar el mundo del arte, la historia y la ciencia a través del juego. Este es un lugar donde os podéis pasar toda una tarde.



Se encuentra un edificio arquitectónicamente abstracto inspirado en un iglú bañado con la luz de la aurora, siendo sin duda uno de los mejores museos de Alaska, con ricas exposiciones de objetos y materiales sobre geología, historia, cultura y curiosidades de cada región del estado. Seremos recibidos por un oso de peluche gigantesco, rodeado por las señalizaciones que nos indican donde se encuentran las diferentes exposiciones Hay vitrinas que muestran los colmillos de mamut lanoso, kayaks de Alaska y a Blue Babe, un bisonte de 36.000 años de edad encontrado por los mineros del área de Fairbanks conservado en el permafrost. El teatro del museo proyecta tres películas varias veces al día (entrada 5 dólares US): “Dynamic Aurora” es una presentación multimedia sobre las luces del norte; “Winter Talks” va sobre… Lo has adivinado, el invierno; “You are Here” es una presentación sobre el propio museo. Arriba, la galería Rose Berry de Alaska abarca 2000 años de arte proveniente del norte, que van desde las antiguas tallas de marfil con máscaras de madera hasta fotografías de la época.

Museo Baranov | Kodiak


Ubicado en el edificio ruso más antiguo de Alaska, cruzando la calle principal desde el centro de visitantes, el Museo Baranov ocupa totalmente la Erskine House, que los rusos construyeron en 1808 como almacén de “pieles preciosas” de nutria marina. Hoy en día expone muchos objetos de la época rusa en la historia de Kodiak, junto con muestras de la tribu Alutiiq, con cestería y tallas de madera. Un conjunto de cuadernos cubre los acontecimientos históricos de Katmai, incluyendo los 1.964 tsunamis, erupciones volcánicas y las dos guerras mundiales. La tienda de regalos es particularmente interesante, ofreciéndonos una amplia selección de matreshkas (muñecas en escala), samovares de latón y otras artesanías rusas.



Los Alutiiqs (que no debe confundirse con los Aleuts), son el tema principal de este genial museo sobre estos nativos de Alaska. Ellos fueron los primeros habitantes del archipiélago Kodiak y muchos de ellos siguen siendo miembros de la Iglesia ortodoxa rusa. Como la mayoría de los grupos de nativos de aquí, su población fue diezmada durante el siglo XIX, por lo que el museo guarda una muy valiosa herencia nativa. Hay información en idioma Alutiiq (ahora se enseña en las escuelas locales de nuevo), con exposiciones sobre el baile y los detalles de algunos petroglifos y máscaras de 1.000 años de edad que se han encontrado en las diferentes catas arqueológicas que se hacen en el archipiélago de Kodiak.

Museo Wrangell | Wrangell & Around


Este impresionante museo es lo que la colorida historia y los personajes de Wrangell se merecen. Al pasear por sus muchas salas, una narración de audio se enciende automáticamente explicando en que capítulo de la historia de Wrangell te encuentras, desde la cultura Tlingit y la era de la fiebre del oro hasta la hora en la que Hollywood llegó en 1972 para filmar a los aventureros que se dejaban atrapar por la llamada de lo salvaje. En este museo se puede disfrutar de una gran colección de arte autóctono, que incluye una pintura de Sidney Laurence, o redes salir del museo a divertirte en esta pequeña y accidentada ciudad que ya ha tenido dos visitas presidenciales.



Tres grandes totems te darán la bienvenida en el vestíbulo del centro, mientras que un banco de salmones de plata, suspendidos del techo, te indicarán el camino que conduce a un trozo de selva tropical muy bien recreada. Arriba, la sala de exposiciones cuenta con secciones sobre los ecosistemas del sureste de Alaska y las tradiciones de los nativos. Incluso se puede ver la vida silvestre aquí: hay un telescopio que enfoca a la montaña para poder observar a los ciervos y cabras de montaña, mientras que las cámaras submarinas en Ketchikan Creek, permiten ver a los miles de salmones que luchan contra las corrientes río arriba para desovar.



Es más que un centro de investigación, más que un museo y que un centro de visitantes. Este impresionante lugar tiene numerosas exposiciones interactivas de lo más modernas. Lo mejor de todo es una sala que es una réplica de una colonia de aves marinas, con cantos de pájaros y cacophonous, siendo una experiencia envolvente imprescindible si te pasas por allí. También hay una película bastante decente sobre la investigación marina con una nave del propio museo, un laboratorio de prácticas, un poste que muestra las mareas de Homer en tiempo real, y una lista de los programas educativos diarios y caminatas guiadas (incluso tienen binoculares para prestártelos de forma gratuita). Un sitio muy majo.

Museo de las Aleutianas | Unalaska & Dutch Harbor


Este pequeño pero impresionante museo es uno de los mejores centros culturales sobre las tribus nativas en Alaska. Se revive la historia de las Aleutianas desde la Prehistoria hasta el periodo de la América rusa de la Segunda Guerra Mundial y hasta el presente. Las exposiciones se dividen en varias secciones sobre la colonización rusa, la evacuación de la Segunda Guerra Mundial, la tribu de los Aleuts, la industria pesquera moderna y – lo más interesante – una muestra de las herramientas, barcos y cestas de hierba que permitieron a estas tribus de personas inteligentes y creativas sobrevivir en un ambiente tan duro.

Museo Pratt | Homer


En este museo tan particular encontrarás un montón de arte local y artefactos de los nativos de Alaska, pero su característica más impresionante es la muestra interactiva sobre la vida silvestre de la zona, diseñada para hipnotizar a niños y adultos. Otra cosa es el teatro Storm Warning, donde se muestran narraciones desgarradoras sobre la pesca en la bahía de Kachemak, donde algo tan sencillo como ganarse la vida puede terminar con tu vida. Más alegre y caprichoso, y tal vez el aspecto más fresco del museo, es la exposición sobre la ecología del camino del bosque, donde si te sientes artista puedes contribuir con tu obra en la exposición “Facing the elements”. El lugar cuenta con senderos que serpentean a través de los árboles, y os encontraréis con pequeñas exposiciones al aire libre, ya sean de espejos, piedras o cerámicas. Caminar por los alrededores del museo es algo que debes hacer. El Pratt también ofrece viajes por el puerto de 1 hora ($ 10) a lo largo del verano, a las 3 pm viernes y sábado, con salidas desde el “saloon” Salty Dawg.



El Museo de la Aviación de Alaska se encuentra en el pleno corazón del estado. Lo podréis visitar si vais a la orilla sur del lago Hood, la base de hidroaviones más activos del mundo, con más de 87.000 despegues y aterrizajes por año. A un kilómetro de distancia se encuentra el Aeropuerto Internacional Ted Stevens, un cruce de múltiples direcciones en el aire, con los aviones más variados del mundo. Podrás disfrutar de los despegues y aterrizajes desde el museo. Esta institución presenta una de las más completas narraciones sobre la historia y su relación con la aviación de Alaska, con el apoyo de múltiples pantallas interactivas, objetos, fotografías, películas y artefactos de las colecciones personales de los aviadores pioneros de Alaska.














Fonte: @edisonmariotti #edisonmariotti



Cultura e conhecimento são ingredientes essenciais para a sociedade.

A cultura e o amor devem estar juntos.

Vamos compartilhar.

Nenhum comentário:

Postar um comentário